Salud

Disfunción eréctil es aviso de problemas cardíacos

Por primera vez, investigadores han mostrado que la disfunción eréctil es un factor importante para predecir las probabilidades de que los hombres mueran de enfermedades cardíacas.

Los hombres que sufren del problema, que algunos consideran más un problema emocional que físico, tienen el doble de probabilidades de sucumbir a enfermedades cardiacas o ataques al corazón que los que no lo padecen, reportaron investigadores alemanes en la revista especializada Circulation: Journal of the American Heart Association.

Los investigadores han sabido durante años que existe un vínculo entre la disfunción eréctil y las enfermedades cardíacas, dijo el doctor Sahil Parikh, cardiólogo del Centro Médico Case de University Hospitals en Cleveland, quien no estuvo involucrado en el estudio. "Pero ahora existe evidencia muy clara de que existe un riesgo sustancialmente mayor de ataques al corazón y de muerte cuando los pacientes padecen de disfunción eréctil'', dijo.

Es probable que los resultados probablemente no sorprendan a muchos, agregó el doctor Robert Kloner, cardiólogo de la Escuela Keck de Medicina de la Universidad de Southern California, "porque las arterias del pene son más pequeñas, de modo que la arterioesclerosis se manifiesta en ellas más temprano'', tal vez tres o cuatro años antes de que se manifiesten las enfermedades cardiovasculares.

El mensaje principal, dijeron ambos expertos, es que cuando un paciente pide tratamiento para la disfunción eréctil, típicamente a un médico general, se le debe someter a un examen médico completo en busca de enfermedades cardiovasculares y debe ser referido a un cardiólogo.

"Cuando se les da tratamiento agresivo desde un inicio, se pueden prevenir ataques al corazón y embolias, y eso puede añadir muchos años a nuestras vidas'', dijo Parikh.

El estudio incluyó a 1,519 hombres de 13 países que estuvieron vinculados a la investigación de dos fármacos para tratar las enfermedades cardiovasculares. Un 55 por ciento de los pacientes había padecido de disfunción eréctil al comienzo de las pruebas, casi el doble de la incidencia normal de un 30 por ciento en la población general.

  Comentarios