Salud

Empleados pagan más por su seguro médico

Afectados por el aumento en los costos de la atención médica y la recesión, los empleadores de Estados Unidos están presionando a los trabajadores para que se hagan responsables de la carga adicional con el pago de mayores primas en sus seguros y más gastos directos por su atención médica.

Actualmente, el plan promedio de atención a la salud proporcionado por los empleadores les cuesta a los empleados casi $4,000 al año, 14 por ciento más que el año pasado, según una encuesta hecha por la Kaiser Family Foundation, una organización no luucrativa y el Health Research and Educational Trust.

Este es el mayor aumento anual desde que la encuesta se empezó a realizar en 1999 y un fuerte cambio en comparación con los años anteriores, cuando generalmente los empleadores dividían el costo del aumento de las pólizas con sus empleados.

En realidad, la contribución promedio de un empleador a un plan familiar no aumentó nada este año, lo que significa que los empleados tuvieron que pagar todo el aumento.

En general, el crecimiento de las pólizas se desaceleró ligeramente este año, a 3 por ciento, con el costo promedio anual de un plan familiar de salud llegando a los $13,370. Los trabajadores pagaron 30 por ciento de esa cuenta. El plan promedio para un individuo cuesta $5,049.

Al mismo tiempo, los trabajadores vieron un aumento de 10 por ciento en los copagos para visitas de rutina al médico. Y los deducibles siguen aumentando.

En el 2010, más del 25 por ciento de los empleados en EEUU con cobertura provista por los empleadores estaban en planes con deducibles de $1,000 o más.

"Realmente son malas noticias para todo el mundo'', dijo Helen Darling, presidenta del National Business Group on Health, una organización de grandes empleadores que da cobertura a unos 50 millones de empleados.

La situación, reportada por los empleadores entre enero y mayo, refleja en gran medida las consecuencias de la recesión y pudiera mejorar en los próximos años si se implementa la nueva ley de la salud pública.

Pero también pudiera complicar aun más los esfuerzos del gobierno del presidente Barack Obama por conseguir apoyo para el plan, puesto que hará relativamente poco a corto plazo para contener el aumento de las cuentas médicas.

"Ha habido ocasiones en que los empleadores han podido absorber los costos. Esta no es una de ellas'', dijo James Gelfand, director de política de salud de la Cámara de Comercio de Estados Unidos, un destacado crítico de la nueva ley.

La ley, que se concentra en ampliar la cobertura de los estadounidenses que carecen de seguros en su trabajo, está diseñada para preservar, en gran medida, el actual plan de salud basado en los empleadores.

Análisis independientes de la ley estiman que la mayoría de los estadounidenses seguirá recibiendo su seguro a través de su empleador, como lo hacen actualmente unos 157 millones. El jueves, funcionarios del gobierno señalaron dos nuevos estudios de la Rand Corp. y el Commonwealth Fund que pronostican que los pequeños negocios en particular probablemente amplíen su cobertura en los próximos años, en parte con la ayuda de los miles de millones de dólares de los nuevos créditos impositivos.

"El Affordable Care Act ayuda a facilitarle a los empleadores proveer beneficios de salud," dijo Stephanie Cutter, asistente del Presidente para Proyectos Especiales en su blog el jueves por la mañana.

La encuesta de Kaiser encontró que el porcentaje de firmas que están ofreciendo beneficios de salud aumentó de 60 a 69 por ciento este año, un inesperado crecimiento que, según los analistas, pudiera reflejar el fracaso de muchos negocios que no ofrecían beneficios.

Pero la encuesta sugiere que la cobertura que se les está ofreciendo a los trabajadores se está haciendo cada vez menos atractiva en lo que los empleadores tratan de controlar sus propios costos.

"Todos estábamos tan concentrados en el debate sobre la reforma que pasamos por alto que lo que llamamos seguro de salud en este país está cambiando'', dijo el presidente de Kaiser, Drew Altman. "Lo que los trabajadores tienen se parece cada vez menos a la cobertura que tuvieron sus padres''. Desde el 2005, las contribuciones de los empleados a las pólizas de seguro han subido 47 por ciento, sobrepasando con mucho el aumento de 18 por ciento en salarios en el mismo período, según la encuesta.

La presión sobre los empleados en los negocios pequeños y medianos ha sido particularmente intensa en lo que estos empleadores afrontan las mayores dificultades para darles beneficios de salud a sus trabajadores.

  Comentarios