Salud

Casi la mitad de la población de Estados Unidos sufre de presión arterial alta

La presión arterial alta es la segunda causa de muerte por enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares prevenibles, luego de fumar.
La presión arterial alta es la segunda causa de muerte por enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares prevenibles, luego de fumar. AP

Hace unos cuatro años, el asesor financiero Javier Martín estaba en su oficina de Miami cuando comenzó a sentir dolor en el pecho y el brazo.

Luego de ser llevado urgentemente al hospital, Martin supo que la presión arterial estaba elevada y estaba a punto de sufrir un ataque al corazón.

Martin, de 50 años, admite que su trabajo es de mucho estrés pero que siempre se ha ejercitado regularmente y mantenido una dieta saludable.

El pasado año, Martin compitió en varios triatlones incluyendo el IronMan y Escape to Miami. Ha participado también en triatlones en España e Inglaterra.

“Considero que estoy en buena condición”, dice Martin, quien no tiene ninguna otra condición médica. “Soy fanático de los triatlones”.

A la presión arterial alta (hipertensión) se le conoce como el “asesino silencioso” porque a menudo no muestra síntomas. La presión arterial alta es la segunda causa de muerte por enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares prevenibles, luego de fumar.

La Asociación Americana del Corazón y el Colegio Americano de Cardiología publicó el pasado noviembre las nuevas guías de presión arterial y las primeras publicadas desde el 2003. Las guías reducen los números de lo que se considera hipertensión a 130/80 mm Hg frente al previo 140/90. La presión arterial normal es ahora menor de 120/80.

Las nuevas guías resultan en que cerca de la mitad de la población adulta en Estados Unidos (46 por ciento) tiene presión arterial alta o hipertensión, un aumento del 32 por ciento que padecía la condición bajo las guías previas.

Una persona que ha llegado a los 45 años sin sufrir hipertensión tiene el riesgo de desarrollarla en los próximos 40 años, de acuerdo con la guía, con un 93 por ciento de probabilidades para afroamericanos, 92 por ciento para hispanos, 86 por ciento para personas blancas y 84 por ciento para asiáticos americanos.

La presión arterial es la medida de la presión de la sangre según circula a través del cuerpo. Es la presión que mantiene el flujo sanguíneo.

El primer número de la lectura de la presión arterial, la más alta de las dos, es la presión sistólica. Esta mide la fuerza en las arterias cuando el corazón late. El segundo número es la presión diastólica, o la presión en las arterias cuando el corazón descansa entre latidos.

“Cuando la presión arterial está alta hay un mayor riesgo de accidentes cerebrovasculares y ataques al corazón”, dice el Dr. Gervasio Lamas, director de cardiología de Mount Sinai Medical Center en Miami Beach. “Es como una manguera de patio: solo necesita un poco de presión para que reviente y algo malo suceda”.

Lamas comenta que, a menudo, el primer paso para tratar a pacientes con hipertensión es el cambio de dieta y hacer ejercicio. La comida latina en el sur de Florida es casi siempre alta en sal y en calorías. Dos de las poblaciones con mayor obesidad son los hispanos y los afroamericanos debido a la dieta, al tamaño de las porciones y a la genética.

“A las personas se les hace difícil alejarse de algunos tipos de alimentos y tamaño de las porciones”, dice Lamas.

Lamas recomienda que las personas se ejerciten caminando, montando bicicleta, nadando o asistiendo el gimnasio. El yoga también reduce la presión arterial y las complicaciones del ritmo del corazón.

Las personas deben ejercitarse por lo menos 30 minutos diarios, de tres a cinco veces por semana, dice el Dr. Ian Del Conde, cardiólogo y director de medicina vascular de Miami Cardiac & Vascular Institute de Baptist Health South Florida. El ejercicio debe ser de moderado a vigoroso para que aumenten los latidos del corazón y las personas suden.

Los estudios demuestran que la dieta DASH (siglas en inglés para acercamientos dietéticos para detener la hipertensión) que es baja en sal, alta en potasio con frutas y vegetales, unido a un estilo de vida activo puede ayudar a controlar la presión arterial elevada, dice Del Conde.

Reducir el consumo de alcohol también juega un rol. La ingesta de alcohol afecta la presión arterial, dice el Dr. Carl Orringer, cardiólogo del Hospital de la Universidad de Miami y profesor de medicina de la Escuela de Medicina Miller en la Universidad de Miami. Los hombres deben limitar las bebidas alcohólicas a dos tragos al día y las mujeres a uno al día.

Si las modificaciones del estilo de vida no funcionan o el riesgo del paciente es alto, entonces debe ser tratado con medicación. A los pacientes hipertensos de alto riesgo se les recomiendan modificaciones en el estilo de vida, pero siendo medicados para reducir las posibilidades de complicaciones, dice Orringer. Los pacientes diabéticos, que fuman o tienen colesterol alto son más propensos a ser tratados con medicamentos.

Los pacientes pueden ser proactivos y verificar su presión arterial, dice Del Conde. Pueden usar las máquinas de presión arterial en la farmacia de su área, pero Del Conde señala que es bastante económico comprar una máquina para medir la presión arterial.

“Mantenga un registro con fecha y hora de las lecturas de la presión arterial”, dice Del Conde. “Los pacientes van a tener una buena idea de su presión arterial y pueden decir a los médicos el historial de la misma”.

Las personas no deben descuidarse y hacer que su médico verifique su presión arterial, dice Orringer. Para tener una medida adecuada de la presión arterial, el paciente necesita descansar por lo menos cinco minutos antes. También, tener el esfigmomanómetro (manguita para medir la presión) acorde a su tipo de cuerpo. Si un paciente tiene un brazo ancho y usa una manguita pequeña, puede resultar en una lectura equivocada. Tampoco debe ingerir café o alcohol 30 minutos antes de medir la presión arterial.

“El nombre del juego es prevención”, dice Orringer. “Es la responsabilidad del paciente estar conscientes de la presión arterial. Manténgase atento y programe visitas regulares a su médico. Como paciente, demande que la presión le sea tomada adecuadamente”.

Martin monitorea su presión arterial leyendo la misma cada dos o tres días. Toma también dos medicamentos diarios para controlar la presión. Tiene planes de competir en abril en el South Beach Triathlon.

“La presión arterial alta es un asesino silencioso”, dice Martin. “Las personas necesitan tomarlo en serio. No es una broma.”

Consejos para bajar la presión arterial

▪ Lleve una dieta baja en sal. El sodio puede aumentar la presión arterial.

▪ Haga ejercicios al menos 30 minutos al día, y de tres a cinco veces por semana.

▪ Reduzca el uso de alcohol. Las guía recomiendan un máximo de un trago al día para mujeres y dos al día para hombres.

▪ Trate de que un profesional de la salud le tome adecuadamente la presión.

  Comentarios