Salud

En busca de la 'Y', la forma del rostro joven

Con un lápiz, como si se tratara de una cirugía plástica, el doctor Yan Trokel marca meticulosamente sobre el rostro de sus pacientes las áreas específicas donde quiere trabajar su técnica, el Y Lift, un levantamiento del rostro sin bisturí, que ha practicado frente a las cámaras de programas de televisión como The Doctors y The Dr. OZ Show.

En cuestión de 15 a 20 minutos, Trokel ha devuelto, frente al público, varios años de juventud a los rostros de mujeres, entre los 40 y los 50, que habían perdido el volumen y las líneas definidas del rostro.

La técnica de Trokel se basa en el ya conocido uso de los rellenos dérmicos inyectables a base de ácido hialurónico, una sustancia que existe de manera natural en el organismo.

“Marco las secciones del rostro en las que voy a construir volumen. El uso de los rellenos dérmicos no es nada novedoso, lo nuevo es la técnica que he desarrollado y el instrumento de titanio que diseñé para lograr los resultados de rejuvenecimiento de una manera natural”, aclara el especialista, que cuenta con una selecta lista de pacientes en Nueva York, donde tiene su oficina principal, aparte de Miami y Los Angeles.

“La Y es la forma de un rostro juvenil, las mejillas, más prominentes y abajo la línea definida de la cara’’, explica acerca del nombre del tratamiento.

Mariana, una paciente de Miami, que prefiere reservar su apellido, todavía no deja de asombrarse de su apariencia natural, pero rejuvenecida, después de unos meses de haberse sometido al tratamiento.

“No sentí nada, me pusieron una crema anestésica y en 15 minutos el resultado fue sorprendente. Yo no me lo noto, pero la gente me pregunta qué me he hecho que me veo más joven. También, he notado que con el tiempo los resultados mejoran”, cuenta la paciente de mediana edad.

Lo única molestia que dice experimentó al comienzo fue cierta sensibilidad en la mandíbula.

“Conozco otras pacientes mayores en las que el tratamiento me ha dejado sorprendida, incluso la papada se les ha desaparecido”, agrega.

Parte de la técnica Trokel se la acredita a su especialidad como cirujano dental y maxilofacial, que puso en práctica antes de cursar una especialización como cirujano estético.

“Desde entonces empecé a entender la estructura de la cara y de los huesos”, comenta, el especialista, que tiene su consulta en el Wellness Center of the Americas, en Brickell.

Aunque una de sus especialidades como cirujano plástico es la cirugía de levantamiento de rostro, Trokel destaca que el 70 por ciento de los pacientes que llegan a su consulta con ese propósito no lo necesitan.

“La edad es un concepto muy genérico, depende de la persona y de sus facciones’’, explica.

De acuerdo con el especialista, los resultados de rejuvenecimiento que logra en 15 o 20 minutos pueden durar de uno a dos años o incluso un poco más. Todo depende del producto que se use y de cada paciente.

“No importa el tratamiento que se haga, incluso la cirugía, nada es definitivo. El proceso de envejecimiento continúa”, aclara.

Los rellenos dérmicos actúan de manera diferente en cada persona. Un año de estrés, indica, se refleja en mayor envejecimiento.

“Nos encogemos al envejecer. El cuello se encoge de 1/2 a 1 centímetro. Eso marca la diferencia, es la base del rostro. El rostro, además, pierde volumen”, explica acerca del proceso de envejecimiento.

En su especialidad por preservar la juventud, su tendencia es conservadora. “Es mejor hacer pequeños cambios, que no son notorios, y retoques con el trancurso del tiempo”, comenta el cirujano.

Aparte de conservador, otra de las ventajas que destaca el cirujano del Y Lift es su efecto reversible.

“A veces los pacientes se quejan de un poco de presión en las áreas que se rellenan, la cual es pasajera. Aparte, si la persona no está conforme con los resultados, hay una sustancia, el Hyaluronidase, que deshace el efecto en cuestión de días”, explica.

El costo del Y Lift varía de acuerdo al número de inyecciones que se requieran para lograr los efectos deseados.• 

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios