Salud

Aumenta el número de casos de cáncer

Jason Mendelsohn junto a su familia. Mendelsohn fue diagnosticado con cóncer de garganta estadío 4 relacionado con virus de papiloma humano (VPH). Su médico cree que se contagió gace 25 años, cuando estaba en la universidad.
Jason Mendelsohn junto a su familia. Mendelsohn fue diagnosticado con cóncer de garganta estadío 4 relacionado con virus de papiloma humano (VPH). Su médico cree que se contagió gace 25 años, cuando estaba en la universidad. Cortesía

Jason Mendelsohn tomaba un examen financiero cuando sintió un bulto en su cuello.

Era abril del 2014 y el entonces hombre de 44 años, casado y padre de tres, estaba en la plenitud de su vida. Trabajaba de 50 a 70 horas a la semana a cargo del negocio familiar, una firma de corretaje financiero en Orlando. Sus días los pasaba viajando, participando en carreras 5K y planificando un B’Nai Mitzvah en Israel para su hijo e hija mayores.

“Pensé, bromeando, ‘No tengo tiempo en este momento para pensar en morirme”’, recuerda Mendelsohn.

Aun así, tomó con seriedad la anormalidad en su cuello y buscó el consejo de su padre dermatólogo. Hicieron una cita con un médico especialista en oído, nariz y garganta quien puso a Mendelsohn en un régimen de antibióticos y esteroides por diez días y programó una biopsia, en caso de que el bulto no desapareciera.

Mientras tanto, viajó hasta los Cayos a participar de una carrera y a Washington a cabildear en Capitol Hill. Cuando regresó a Orlando, el bulto seguía ahí. “El jueves fui sometido a una biopsia con aguja y a una tomografía (CAT scan). El lunes fui diagnosticado con cáncer de garganta estadio IV”, relata Mendelsohn.

Históricamente, el cáncer de cabeza y cuello, o cáncer orofaríngeo era causado por abuso de tabaco y alcohol y era diagnosticado más comúnmente en pacientes de más de 60 años.

Mendelsohn, quien no caía en esta descripción, estaba impactado. “¿Cómo pasó esto?”, recuerda que se preguntaba en aquel momento. “Pasé de ser la persona tan ocupada que no tenía tiempo para nada y ahora tenía que acomodar el cáncer en mi agenda. Era, obviamente, atemorizante y triste.”

En las pasadas dos décadas, ha habido un alza importante en el diagnóstico de cáncer de garganta relacionado con el virus de papiloma humano (VPH), especialmente en hombres de 40 a 60 años. El VPH es una infección de transmisión sexual asociada usualmente con cáncer cervical, anal o de pene.

Al mes de su diagnóstico, Mendelsohn supo que caía en la categoría de cáncer relacionado con VPH. Su médico cree que contrajo el virus 25 años antes, a través de sexo oral cuando estaba en la universidad.

¿Qué es el cáncer orofaríngeo y qué relación tienen con el VPH?

El cáncer orofaríngeo es el quinto tipo de cáncer más común a nivel mundial y se puede desarrollar en la cavidad nasal, senos frontales, labios, boca, glándulas de la tiroides, glándulas salivares, garganta y laringe. Aproximadamente 110,000 casos nuevos de cáncer orofaríngeo son diagnosticados anualmente en Estados Unidos. De estos, 17,000 son relacionados actualmente con VPH y esto ocurre más a menudo en la parte de atrás de la garganta, en la base de la lengua y en las amígdalas.

“Observamos muestras de archivo de las décadas de 1970, 80 y 90 para demostrar que no fue algo que pasamos por alto años atrás. Definitivamente, se ha elevado la incidencia de este tipo particular de cáncer de cabeza y cuello”, dice el Dr. Geoffrey Young, de Miami Cancer Institute en Baptist Health South Florida.

De hecho, la incidencia de cáncer de garganta relacionado a VPH ha aumentado de tal forma que ha superado el cáncer cervical, que ha ido disminuyendo en los pasados 30 años, gracias a las pruebas rutinarias de papanicolao (Pap). Actualmente no hay pruebas de evaluación confiables para el cáncer orofaríngeo.

El VPH es la infección de transmisión sexual más común en Estados Unidos y puede ser transmitida también a través de la saliva o el beso francés. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) predice que más del 90 por ciento de los hombres sexualmente activos y 80 por ciento de las mujeres sexualmente activas estarán infectados con al menos un tipo de VPH en algún momento en sus vidas.

Hay más de 200 tipos de VPH y cerca de una docena son de alto riesgo y pueden causar cáncer, más comúnmente los tipos VPH 16 y 18. Noventa por ciento de las infecciones VPH de alto riesgo ocurren sin mostrar síntomas, sanan por sí mismos en uno o dos años y no causan cáncer. Es el 10 por ciento de infecciones crónicas las que llevan al cáncer si no son tratadas.

“Las personas pueden pensar que son inmunes a contagiarse (VPH), pero es tan extenso y tiene tantas formas de transmitirse que casi todo el mundo va a estar expuesto al mismo a través de su vida”, refuerza Young.

La razón hombre a mujer de cáncer orofaríngeo relacionado al VPH es nueve a uno. Los investigadores aun no saben por qué ocurre más frecuentemente en hombres. El Dr. Young comenta que “las parejas de mujeres con alto riesgo de VPH tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer cabeza cuello de VPH.” Estadísticamente hablando, ese grupo consistirá en mayor porcentaje de hombres.

“Es un proceso complicado de enfermedad y hay muchos conceptos erróneos sobre el mismo”, advierte Young. “Aunque hay una razón de nueve a uno con los hombres, he tratado a varias mujeres con esta enfermedad”.

Tratamiento y prognosis

Las buenas noticias para las personas diagnosticadas con cáncer orofaríngeo relacionado al VPH es que la tasa de cura es de un 85 a un 90 por ciento. “Los planes de tratamiento son formulados a través de un proceso de toma de decisiones muy complejo y cada paciente es tratado individualmente”, dice Young. “Los pacientes deben recibir una evaluación multidisciplinaria”. Esto significa trabajar con un equipo de médicos especializados en cirugía de cabeza y cuello, oncología médica y radiología oncológica.

La mayoría de los planes de tratamiento consistirán de alguna combinación de cirugía robótica transoral, radiación y quimioterapia. Si la cirugía es todo lo que se requiere, el tratamiento puede completarse tan rápido como en una sola noche en el hospital. En la mayoría de los casos, se prescribe un período de seis a siete semanas de radiación y quimioterapia.

Mendelsohn fue sometido a una amigdalectomía radical, seguido por siete semanas de radiación, cinco días a la semana y siete rondas de nueve horas de quimioterapia, con un tubo de alimentación en el estómago. Los efectos secundarios durante su tratamiento y poco después incluyeron la inhabilidad de tragar y quemaduras severas en su garganta, lo que es común.

Los avances en la terapia de radiación han llevado a que se alcance una tasa más alta de cura y una mejor calidad de vida, tanto durante como después del tratamiento. El Dr. John Greskovich, radiólogo oncólogo de Cleveland Clinic Florida, fue pionero de un tipo de terapia que permite a los médicos alcanzar el tumor y adaptar la radiación según el tumor se reduce, así salvar el tejido saludable. Él utiliza para este tratamiento rayos modulados de un arco mayor de 360 grados.

El resultado es un 90 por ciento en tasa de cura de cáncer de cabeza y cuello relacionado con VPH, mientras se reduce el efecto tóxico de tratamiento de 40 por ciento a dos por ciento. Para el cáncer cabeza y cuello relacionado con fumar, han logrado un 58 por ciento de tasa de cura, que es 12 por ciento mayor que lo informado previamente. Si alguien con cáncer de cabeza y cuello relacionado con VPH es también un fumador, su tasa de sobrevivencia bajará a 84 por ciento.

“La gran mayoría de los tipos de cáncer orofaríngeo de VPH tiene cura”, dice Greskovich. “Estamos aprendiendo que el cáncer positivo al VPH versus el negativo, deben ser tratados diferentes. La radiación ha mejorado significativamente en la pasada década, así que las historias de horror sobre cómo, luego de la radiación, los pacientes no podían tragar, tenían tubos para alimentarse, no podían saborear su comida, ya no existen. Han desaparecido con la nueva tecnología”.

Evaluación y vacunación

Aun cuando no hay prueba para detectar el cáncer orofaríngeo, Young tiene un listado de señales de alerta. Usted debe ser evaluado si alguno de los siguientes síntomas persiste por más de dos semanas: un bulto en el cuello, la sensación de algo atascado en la garganta, sangre en la saliva, un cambio en la voz o dificultad al tragar.

Los dentistas y médicos de cuidado primario pueden también notar asimetría en las amígdalas y otras anormalidades a través de un examen visual, pero hay mucho que no pueden ver.

Hoy en día, la mejor línea de defensa contra el cáncer relacionado con VPH es a través de la vacunación, que está disponible desde 2006. El CDC recomienda que todos los niños y niñas sean vacunados entre los 11 y 12 años. Las mujeres pueden obtener la vacuna hasta los 26 años y los hombres hasta los 21. La conciencia de la prevención de cáncer relacionado a VPH está aumentando y 60 por ciento de los adolescentes a través de la nación recibe la vacunación de VPH. Sin embargo, esto se queda corto de la meta del 80 por ciento que tiene el CDC.

Todos los hijos de Mendelsohn han sido vacunados y él ha encontrado un llamado en regar la voz sobre el conocimiento y la prevención de cáncer relacionado al VPH a través de su página Supermanhpv.com. También es integrante de la junta ejecutiva de Head & Neck Cancer Alliance y viaja frecuentemente como orador.

Mendelsohn, saludable actualmente a los 48 años, reflexiona sobre su jornada y mira al futuro.

“Había cosas en mi listado de deseos, pero usted no necesita un listado cuando tiene miedo de no llegar a los 45, teniendo 44 años”, comenta. “Al momento, estoy planificando un safari en África para el Bar Mitzvah de mi hijo en 2020, porque estaba en mi listado para hacerlo algún día. No es que tengo mucho dinero, pero voy a ser responsable y ahorrar para hacer cosas memorables con mi esposa e hijos”.

  Comentarios