Salud

¿Cuán seguras son las células autólogas?

Cuando empecé a trabajar con células madre autólogas hace más de 10 años lo que más me llamó la atención fue no encontrar efectos colaterales después del tratamiento.

De los 380 casos de trasplantes de células madre que hacemos en nuestro Instituto en Miami cada año, ya sea de células de medula ósea o células madre derivadas de tejido adiposo o graso, no hemos tenido efectos adversos o infecciones.

Por supuesto que teóricamente el uso de nuestras propias células madre, las cuales portan nuestro HLA, mecanismo con el que nuestro organismo reconoce algo “propio” o “ajeno” reconocen a nuestras propias células madre como “propias” , eso es lo que mostraban los estudios, es lo que sucedió en la práctica.

De ejemplos adversos está llena la historia de la medicina, algo tan inocuo como tomar una aspirina para evitar que la sangre forme coágulos, provoca alrededor de 1,500 muertes por sangramiento o complicaciones relacionadas con sangramiento accidental todos los años en Estados Unidos.

Hace unos años la FDA (Administración de Medicamentos y Alimentos, por sus siglas en inglés) una proteína de hueso conocida como “Infuse” para ayudar a los cirujanos a formar el hueso necesario. Inicialmente, el furor por encontrar el “Santo Grial” se desvaneció cuando los pacientes comenzaron a reportar un crecimiento indetenible de hueso que estaba causando efectos terribles en los pacientes. La FDA decidió retirar la sustancia del mercado y la compañía que lo produjo ha pagado 200 millones en compensación a los pacientes afectados.

Moraleja: Aquello creado por el hombre es infinitamente más dañino y peligroso que lo que creó Dios o la naturaleza (cualquiera que sea su punto de vista sobre la creación o la evolución). Pensamos que podemos reproducir lo que ha soportado miles y millones de años de prueba. Es por eso que me inclino por las células madre. Es impresionante el récord de seguridad de estas pequeñas células encargadas de regenerar, reparar y rejuvenecer el tejido afectado. Es decir, las compañías farmacéuticas y los consorcios siguen encaprichados en “redescubrir” una medicina que funcione como las células madre sin darse cuenta de que el milagro está frente a sus narices.

Otra cosa a tomar en consideración es que los factores de crecimiento contenidos y/o que producen las células madre, contienen un “antibiótico” natural que impide que lo que se inyecte pueda infectarse. Por supuesto, siempre que se sigan todas las medidas de asepsia, para evitar contaminar accidentalmente la región a tratar.

Conclusión, las células madres autólogas son en estos momentos el tratamiento más seguro en la faz de la tierra. No existe una sustancia generada por el hombre, que ofrezca tanta ventajas, ya que no existe rechazo ni efectos colaterales. Recalco que estoy hablando de células madre suyas o autólogas, no embrionarias, de cordón umbilical, de placenta, de líquido amiótico o de otra persona. Todas estas son llamadas alogénicas y todas tienen una historia diferente. De estas hablaremos en otra ocasión.

Si tiene alguna duda, si desea compartir su impresión del artículo (lo que me encantaría) o si desea una consulta sobre células madre puede contactarme a info@stemcellmia.com o llamarnos a StemCell Miami al 305-598-7777.

  Comentarios