Salud

Células madre, ¿por qué tanta confusión?

Dr. Ramón Castellanos
Dr. Ramón Castellanos

Hay una frase célebre que dice “Aprende a reír en medio de la confusión, sonríe en medio de las lágrimas y nunca olvides que todo lo que pasa es con un propósito” , esto se aplica perfectamente a las células madre.

Ante todo, las células madre y la medicina regenerativa son campos muy jóvenes dentro de la medicina. Esto hace que sus principios estén en constante cambio.

Existen diferentes tipos de células madre y, para simplificar, las dejaré en dos grandes grupos: las adultas autólogas y heterólogas o ajenas.

Las primeras están en diferentes tejidos de nuestro organismo y son las encargadas de regenerar y reparar todo lo que diariamente se gasta, son como un equipo de mantenimiento. Las segundas son de personas ajenas a nosotros, o sea de un donante.

Hasta el día de hoy en Estados Unidos y para la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) es aceptable el uso de células madre autólogas adultas en pacientes privados, siempre y cuando no se “manipulen” o se “cultiven”. Como ven es mucha información para digerir, eso crea, por supuesto, una confusión en el flujo de información.

Hasta hoy tenemos algunos hechos concretos. Por ejemplo, las células más seguras son las autólogas adultas, siempre y cuando no se cultiven, ya que incrementaría el riesgo de contaminación, infecciones y tumores.

A propósito, estas son las que usamos en todos nuestros pacientes sin excepción, son las que usamos en Ana O, una pacienta de 70 años que padecía de dolores insoportables en la columna y de ciática. Sus dolores no se aliviaban con nada. También está el caso de Rosandra M., que padecía hacía muchos años de osteoartritis degenerativa dolorosa en ambas rodillas, y esta le hacía imposibles las actividades de rutina.

En ambas pacientas –después del trasplante de células madre y en un lapso de tres meses o menos–, el dolor ha desaparecido casi en su totalidad. Y las dos han tenido la posibilidad de reanudar su vida, sin necesidad de someterse a riesgosas cirugías. Aún tienen molestias ligeras, pero los resultados del implante han superado con creces sus expectativas.

Estas dos pacientes son solo un breve ejemplo del universo de pacientes tratados con células madre que aprendieron a reírse de la confusión y a sonreír en medio de las lágrimas, porque “todo lo que pasa tiene un propósito”, y este era lograr la curación.

Para una consulta gratis con el Dr. Ramón Castellanos o el equipo de StemCell Miami o más información, llame al 305-598-7777. También puede escribir a para dar su opinión o hacer preguntas a stemdoc305@gmail.com.

  Comentarios