Salud

Sigue la batalla contra el Alzheimer

Si le preocupa que está perdiendo la memoria, haga una cita para que le hagan un examen de memoria gratis.
Si le preocupa que está perdiendo la memoria, haga una cita para que le hagan un examen de memoria gratis. Miami Hearld Illustration

La batalla contra el Alzheimer y la demencia aún está comenzando. Las noticias son desoladoras: se puede disminuir la progresión de la enfermedad en algunos casos, pero no existe cura. Los tratamientos y las medicinas son limitados.

No hay ningún avance médico que pueda ofrecer esperanzas a los más de 5 millones de estadounidenses que padecen de la enfermedad ni a sus familiares.

Pero el sistema de salud del sur de la Florida no está dispuesto a rendirse. No puede, especialmente con la información demográfica que se maneja. Los Centers for Disease Control (CDC, por sus siglas en inglés) estiman que en el 2050, el número de estadounidenses con Alzheimer llegará a 14 millones.

“Los baby boomers están envejeciendo y las personas permanecen en la fuerza laboral mucho más tiempo. Si no encontramos una manera de frenar la enfermedad del Alzheimer, los efectos van a ser devastadores desde el punto de vista económico, dice el Dr. David Loewenstein, neuropsicólogo clínico de UHealth – University of Miami Health System. “Es una enfermedad terrible, devastadora para los familiares y pacientes, y el factor de mayor riesgo es la edad. Realmente tenemos que buscar la manera de controlar la enfermedad. Es por eso que nuestro grupo en la Florida está tratando de identificar la enfermedad en sus inicios, buscando los primeros cambios biológicos para aislarlos y enfocar el tratamiento”.

En el año 2015, Loewenstein pasó a formar parte de un grupo que comenzó un plan de estudios de cinco año para investigar los signos del envejecimiento natural y compararlos con los signos tempranos de pérdida de la memoria, con la esperanza de poder distinguir entre el envejecimiento cognitivo normal y anormal. Los participantes esperan que los resultados sean la clave para poder detectar los primeros síntomas de la enfermedad del Alzheimer, lo que es parte crucial del proceso.

Impulsado por una subvención federal de $2.3 millones y $500,000 del estado de la Florida y con la participación de las universidades de UHealth, Mount Sinai Medical Center, University of Florida, Florida Atlantic y Florida International el programa, que lleva un año de creado, no ha arrojado ningún dato concluyente, pero hay esperanzas.

“La idea es evaluar a las personas cognitivamente normales y a las que tiene un nivel cognitivo levemente deteriorado”, dice el Dr. Ranjan Duara, director médico del Wien Center for Alzheimer’s Disease and Memory Disorders de Mount Sinai, quien ha trabajado con Loewenstein desde hace 30 años. “Analizamos aquellas personas que empiezan de manera natural y comparamos los factores de riesgo y estilos de vida para ver cómo estos influyen en el desarrollo cognitivo”.

Duara y su equipo han trabajado también en lo que se conoce nacionalmente como el estudio A4, que busca placas amiloides en el cerebro de las personas mayores, lo que es uno de los signos de la enfermedad de Alzheimer. El uso del PET scan como herramienta ha contribuido en el proceso. “El PET se conoce desde hace 10 años, pero solo recientemente fue aprobado como herramienta de diagnóstico. Como resultado estamos obteniendo mayor consistencia en los diagnósticos. Ahora podemos saber no solo cuál es la enfermedad subyacente sino también cuál será la prognosis y cuál será el tiempo de progresión de la enfermedad”.

La pérdida de la memoria es normal a medida que envejecemos. A los cuarenta el cerebro comienza a deteriorarse lentamente, así que es normal que se olviden cosas que antes se recordaban. Eso no es necesariamente preocupante.

“Todos tenemos momentos en los que no podemos recordar una palabra, a veces olvidamos dónde ponemos nuestros teléfonos o entramos en una habitación y olvidamos por qué estamos ahí”, dice el Dr. Heng Po Tsai, neurólogo de Cleveland Clinic of Florida. “Esas cosas no son preocupantes, pero si un paciente me dice, ‘Se me olvidó pagar la factura de agua dos meses seguidos’, ‘Me perdí dos veces manejando’ o ‘Me olvidé de tomar la medicina’, ya eso es diferente”.

Cleveland Clinic y Mount Sinai están entre las instituciones que ofrecen exámenes de memoria gratis en el sur de la Florida. Y aunque no sean 100 por ciento precisas en el diagnóstico de la demencia, sí pueden ayudar a identificar otros temas que merecen más investigación.

Por supuesto, asegura Duara, no todos los pacientes muestran los mismo signos.

“En algunas personas los primeros síntomas se reflejan al hablar, presentan problemas en el vocabulario”, explica Duara. “Algunos tienen problemas en la vista, y no es problemas en los ojos. Quiere decir que la parte visual del cerebro es la que está afectada. No es frecuente pero sucede. A algunos les afecta el juicio. Puede que resuelvan los problemas de memoria, pero si tienen que hacer una decisión de finanzas, por ejemplo, es sorprendente lo mal que reaccionan. Pueden ser víctimas de abusos o de estafas. Algunos de los pacientes que tiene un Alzheimer temprano presentan depresión, ansiedad o irritabilidad. Muchas personas que llevan tiempo bajo tratamiento psiquiátrico por depresión no se dan cuenta de que están desarrollando Alzheimer”.

Los investigadores están estudiando el papel de la genética en la enfermedad de Alzheimer, así como el papel que pueden jugar la dieta y el medio ambiente en el desarrollo de la enfermedad. Según los científicos del CDC, se ha encontrado evidencia de que los factores de riesgo para las cardiopatías y accidentes cerebrovasculares, como la presión arterial alta, el colesterol alto, y los bajos niveles de ácido fólico podría también aumentar el riesgo de Alzheimer.

El CDC informa también que hay una creciente evidencia de que las actividades físicas, mentales y sociales ayudan a proteger contra la enfermedad. Por eso The Brain Fitness Pavilion de UHealth, dirigido por el colega de Loewenstein Dr. Philip D. Harvey, ofrece no solo evaluación de las habilidades cotidianas, sino también un programa de entrenamiento del cerebro ajustado a cada caso en particular. El pabellón utiliza BrainHQ, un programa de formación en Internet diseñado por Posit Science, que pretende ayudar a los pacientes a mejorar la memoria, la concentración, la atención y velocidad mental.

“Creo que el entrenamiento cognitivo es muy importante”, dice Loewenstein. “Parte de envejecer saludable es mantener su cerebro activo, hacer cosas nuevas”.

Mejorar la salud cerebral

Según los Centers for Disease Control hay evidencia que muestra que realizar actividades mentales, físicas y sociales ayuda a protegerse de la enfermedad del Alzheimer. Nuestros expertos nos dan algunos consejos.

Ejercite la mente. Los crucigramas, rompecabezas, la lectura y los juegos donde hay pensar, como el Sudoku, son útiles en la preservación de la memoria, pero también hay que aprender algo nuevo. “Debe hacer cosas que extiendan su nivel cognitivo y construya vías alternativas”, dice Loewenstein. “Cualquier actividad cognitiva que sea nueva, que active la memoria, la atención y en la que haya que resolver problemas es buena”.

Ejercite el cuerpo. Cualquier cosa que sea buena para el corazón, observa Loewenstein, es buena para el cerebro. Y continúa, “lo digo constantemente, es un problema integral. Siempre que me preguntan les digo: Cuidar de la salud física, bajo la supervisión de un médico, genera la reserva cognitiva, mejora las conexiones entre las neuronas y mejora el flujo de la sangre”. A lo que añade Tsai: “Las personas que se dedican a una actividad aeróbica moderada funcionan mejor cognitivamente que las personas que hacen tareas domésticas o jardinería”.

Alimentación. Comer una dieta saludable es muy importante. “Siempre recomendamos una dieta rica en antioxidantes y ácidos grasos omega 3, una dieta mediterránea con granos enteros, frutas y hortalizas”, dice Tsai. “El aceite de oliva también es bueno para el corazón”.

Mantengase socialmente activo. “Ese sentido de compromiso con otras personas es muy importante”, observa Tsai. “Las situaciones sociales nos mantienen alertas. Tenemos que acordarnos de los nombres de las personas con las que interactuamos, tenemos que hacer seguimiento de las conversaciones para no ser groseros. La interacción estimula el cerebro”.

Si le preocupa que está perdiendo la memoria, haga una cita para que le hagan un examen de memoria gratis. “Los exámenes son sin duda importantes”, dice Duara, aunque advierte que no siempre son muy precisos debido a otros factores como la ansiedad o la depresión. Sin embargo, tomarse el tiempo para que lo examinen es buena idea, explica Loewenstein.

Más información

Wein Center for Alzheimer's Disease and Memory Disorders de Mount Sinai Medical Center, visite http://www.msmc.com /wien- center-memory- disorder- questionnaire/ o llame al (305) 674-2543.

University of Miami's Brain Fitness Pavilion, visite http://www.center on aging.med.miami.edu/ documents/ BFP. final flyer 12914.pdf o llame al (305) 355-9080.

Mental Health and Memory Center en el Miami Jewish Health Systems, visite http://miami jewish health systems.org/health care- services- programs/ alzheimers/ o llame al (305) 514-8710.

Cleveland Clinic of Florida’s y Lou Ruvo Center for Brain Health visite: http://my. cleveland clinic.org/ florida/ departments/ neurosciences/ alzheimer- dementia o llame al (877) 293-7866.

  Comentarios