Viajes

Hoteles ‘boutique’, exclusivos refugios en Latinoamérica

Tribal Hotel, en Nicaragua.
Tribal Hotel, en Nicaragua.

Algunos lugares, lejos de las grandes cadenas, fueron pensados para adelantarse a los deseos de los huéspedes. Espacios íntimos, atención personalizada en medio de paisajes soñados convierten estos hoteles boutique en el secreto más buscado de Latinoamérica.

Tribal Hotel en Nicaragua

Como la ciudad más antigua de Centroamérica, Granada captura en sus callecitas de piedras y sus casas multicolores la esencia de 500 años de historia. Este encanto sencillo es el marco ideal para Tribal Hotel, pensado como un hogar lejos del propio donde vivir momentos de placer y serenidad.

Apenas atravesar la puerta de entrada se siente el espíritu bohemio y chic de su diseño. Piezas artesanales antiguas traídas de lugares como Turquía o India, cerámica nicaragüense y objetos de vanguardia especialmente diseñados convierten cada espacio en un rincón tan personal como sofisticado. El resultado es un ambiente inspirador donde refugiarse contra la velocidad cotidiana. Cada una de las siete suites se abre a una terraza privada con vista al verde de los jardines.

Todo en este lugar habla de placer, desde el desayuno, con café orgánico, frutas tropicales, panes caseros de la región, las sesiones en el centro de bienestar, los baños en la piscina hasta la música planeada para acompañar cada momento del día.

El Silencio Lodge y Spa, Bajos del Toro, Costa Rica

Despertar entre la suavidad del algodón más puro, frente a la vista de un bosque tropical es una de las ventajas de este hotel ecológico de lujo. La otra es la presencia de un Eco-Concierge que se encarga de recibir a cada pareja o grupo y los acompaña durante toda la estadía para ayudarlos a conseguir una experiencia a la medida de sus deseos.

Bajo el lema “una sinfonía de bienestar natural” se ofrecen aventuras por ríos, cataratas, y senderos entre el verde del bosque o bien tratamientos naturales en el spa. No hay nada más placentero que regresar a relajarse a las habitaciones diseñadas como si fueran una finca campestre típica de la región, de líneas simples y materiales nobles.

Gaia Hotel, Manuel Antonio, Costa Rica

En medio de una reserva natural de 12 acres el Gaia Hotel se fusiona con el paisaje sin perder distinción. En las 17 habitaciones el contraste entre los pisos de madera oscura y las paredes vidriadas logra que la naturaleza forma parte del diseño. Cada habitación cuenta con un conserje dedicado exclusivamente a complacer los caprichos de los visitantes. Bajo la colina, las cascadas de agua en las piscinas unen una serie de pequeñas terrazas amuebladas y trazan espacios ideales para relajarse.

El Terra Spa está pensado para acercar la paz interior y lograr el equilibrio de cuerpo y alma. Un dato interesante es que todos los productos de los tratamientos son ingredientes crudos y orgánicos que se cosechan localmente.

Otro tesoro del Hotel es la gastronomía. Con vistas panorámicas de las montañas, la selva tropical y el Océano Pacífico, el restaurante La Luna propone un menú ambicioso regado de los mejores vinos de Argentina y Chile.

Casa Cartagena en Cusco, Perú

Sobre un milenario complejo inca se construyó esta casa española histórica, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la UNESCO. Antigua propiedad de la nobleza regente, hoy conserva ambientes exquisitos donde se respira la distinción de otros tiempos. Sus muros de piedra tallada dotan cada espacio de una personalidad única y elegante. A lo largo del patio están distribuidas las 17 suites, alcanza con recostarse entre los almohadones para sentirse parte de la realeza colonial.

Si hablamos de bienestar, el Qoya Spa ofrece tratamientos para relajar, desintoxicar y devolver la armonía al cuerpo. Solo usan productos orgánicos y los combinan con ingredientes ancestrales del Perú como aceites esenciales de menta andina, sales de los andes y hojas de coca.

Mansión Algodón, Buenos Aires, Argentina

En un incomparable edificio de estilo francés construido en 1912, en el corazón de la Recoleta, el barrio que representa la elegancia en la ciudad de Buenos Aires, funciona Mansión Algodón, el hotel boutique y spa más distinguido de Sudamérica. El diseño interior evoca el espíritu de las décadas del 40’ y 50’ que brillaron en el Cotton Club Neoyorquino. Pianos de cola, mármol italiano, tecnología de vanguardia y salones inmensos conforman una atmósfera sofisticada en cada una de las diez suites.

Otro detalle distintivo es el restaurante Chez Nous. Los sabores de la más alta tradición francesa se disfrutan en dos salones de techos vidriados. Es impecable la selección de vinos premiados de la región de Mendoza.

MÁS INFORMACIÓN

www.tribal-hotel.com

www.gaiahr.com

www.elsilenciolodge.com

www.casacartagena.com

www.algodonmansion.com

  Comentarios