Viajes

Phu Quoc el paraíso de los viajeros milenials en Vietnam

Un masaje a la orilla del mar en Phu Quoc suele costar menos de $10 por una hora completa.
Un masaje a la orilla del mar en Phu Quoc suele costar menos de $10 por una hora completa. Detroit Free Press

Aguas zules. Playas de arenas blancas y palmas moviéndose al ritmo de la brisa del mar. Mariscos y pescados frescos. Para la mayoría de los occidentales que nunca han estado en la isla de Phu Quoc, estas imágenes no son las que describirían a Vietnam.

Pero esta isla, que lleva un rápido desarrollo como resort en el Golfo de Tailandia, ofrece eso y mucho más a un precio que aún los milenials endeudados pueden pagar. Imagine un resort al lado del mar por $20-$60 la noche, con frutos de mar recién pescados y preparados por solo unos pocos dolares y un masaje de cuerpo entero en la misma playa por menos de lo que pagaría por un cóctel en cualquier ciudad norteamericana.

Un aeropuerto relativamente nuevo y leyes de visa bastante relajadas hacen que Phu Quoc sea un paraíso más accesible que nunca. Con las lluvias del monzón veraniego ya pasadas de temporada y de cara al tiempo más seco, la isla se rejuvenece de noviembre hasta marzo, cuando la humedad baja y las temperaturas se mantienen cerca de los 80 grados.

ANTES DE IR DEBE SABER

Vietnam ha sido un país comunista desde su reunificación hace 40 años, a pesar de que la propiedad privada, el libre comercio y la inversión extranjera han sido alentadas desde las reformas en el 1980. Como resultado, Vietnam es uno de los países de más rápido desarrollo en el Sureste de Asia con una larga lista de éxitos económicos. El turista ocasional debe estar al tanto de que existen ciertos pormenores que forman parte del diario vivir en un país comunista.

Los turistas norteamericanos que quieren visitar la península de Vietnam deben conseguir una visa de entrada ya sea antes de llegar o en el aeropuerto. Este proceso puede ser confuso, ya que las normas y leyes cambian frecuentemente. Para atraer más turismo a Phu Quoc, Vietnam ofrece una exención de visado por 30 días a los que visitan la isla.

La llegada de turistas también ha cambiado el carácter de la isla, conocida por su exquisita salsa de pescado y playas desiertas. Ahora puede ser su última oportunidad de visitar esta pintoresca isla de pescadores antes de que el desarrollo que se está llevando a cabo por sus costas y en la ciudad principal de Duong Dong acabe con ella.

El plan principal para el 2030, que fue adoptado en el 2014, propone que Duong Dong aumente su población 10 veces y que la isla se convierta en la joya turística de Vietnam.

Actualmente, la mayoría del turismo viene de Rusia, Australia y otros países de Asia así como de Europa, pero esto seguro cambiará según continúe su desarrollo. Debido a ello la mayoría de los hoteles cuentan con personal que habla un poco de inglés, ruso y algo de francés, pero este detalle es menos común en la áreas menos turísticas.

Hay poco crimen en Phu Quoc, lo que supone una isla bastante segura tanto para turistas como para locales. Sin embargo, las oportunidades de que ocurra un crimen aumentan con el turismo, de modo que no debe dejar desatendidas sus pertenencias u objetos de valor.

La moneda local es el Dong vietnamita y el cambio está, por lo general $1 por 22,000 VND. La mayoría de los complejos turísticos, los taxis, cafés y los restaurantes aceptan tarjetas de crédito, pero el dinero en efectivo sigue siendo el rey, especialmente en los carros de comida de la calle y en los restaurantes locales. Hay muchos cajeros electrónicos (ATM) por la ciudad.

CÓMO LLEGAR

No se puede evitar: los vuelos hacia Asia desde los EEUU son largos y por lo general hay que hacer una o dos paradas en otros países. En el caso de Phu Quoc, el nuevo aeropuerto internacional solo cuenta con una pista y hay pocas líneas aéreas que llegan hasta él.

Desde Ho Chi Minh, en una línea aérea local, hay un vuelo que tarda 40 minutos.

Vietnam Airline es la más confiable y, aunque el costo de un boleto muchas veces es el doble del que costaría en una línea aérea de bajo costo como VietJet o JetStar, los retrasos y cancelaciones de estas últimas las hacen menos confiables. (OJO: necesita comprar el boleto para viajar dentro de Vietnam con tiempo y mostrar prueba en el aeropuerto de Ho Chi Minh para que le otorguen la visa).

DÓNDE QUEDARSE

La isla cuenta con una amplia oferta de lugares donde quedarse. Desde hoteles de bajo costo hasta hoteles de cinco estrellas. En el medio, un hotel de tres estrellas ubicado en Long Beach, donde están la mayoría de los hoteles, en el que una habitación cuesta entre $20 y $60 la noche. Entre los hoteles de lujo se encuentra el ultra-chic JW Marriott Phu Quoc Emerald Bay Resort & Spa que comienza desde $400 la noche.

Quedarse en Long Beach supone también la conveniencia de estar cerca de la acción. Allí están los bares frente al mar, y una franja de restaurantes que llega hasta el mismo pueblo de Duong Dong. Localizada en el lado oeste de la isla, Long Beach también ofrece muchos lugares desde donde disfrutar de las maravillosas puestas de sol.

Para reservar puede ir a Agoda y a Booking.com.

TRANSPORTACIÓN EN LA CIUDAD

Phu Quoc no lleva el mismo ritmo ni cuenta con la misma cantidad de Apps que tiene Vietnam. Sin embargo, hay muchos taxis y son fáciles de conseguir ya sea en el aeropuerto o en la ciudad. A pesar de que los timos por parte de los taxistas son muy comunes en Ho Chi Minh y lo más aconsejable es evitarlos, en Phu Quoc cuentan con un metro y siguen regulaciones. Un viaje del aeropuerto a cualquiera de los hoteles en Long Beach cuesta unos 100,000 VND ($.40) y un viaje desde Long Beach a Duong Dong solo cuesta $1.

Aunque puede depender de los taxis, muchos turistas deciden rentar una motocicleta –la mascota no-oficial de Vietnam. Por entre $5 y $15 al día, una moto le permite moverse por la isla y llegar hasta las playas y villas de pescadores.

Muchos hoteles proveen bicicletas a sus huéspedes, y aunque la isla mide 220 millas cuadradas, la mayoría de la acción ocurre en Long Beach y el pueblo de Duong Dong que están a una distancia a la que se puede ir caminando.

QUÉ HACER

La mayoría de los viajeros llegan a Phu Quoc a disfrutar de sus playas. Los hoteles en Long Beach proveen lounge chairs y servicio de comida y bebdida. También hay vendedores de cocos por $1.30, y de frutas que se las llevan hasta su silla de playa. Puede disfrutar de un masaje de una hora en la playa por emnos de $9.

La playa Bai Sao, en la punta sur de Phu Quoc, es la más pintoresca de todas. A mediodía suele llenarse de manera que temprano en la mañana o tarde en la tarde son las mejores horas para visitarla.

Si le interesan los deportes acuáticos o experiencias más activas hay muchos guías y botes que lo llevarán a hacer esnórkel, buceo, o pesca nocturna de calamares. Algunos hoteles también cuentan con jet-ski y renta de kayaks.

Antes de convertirse en un destino turístico, Phu Quoc era conocido intencionalmente por la mejor salsa de pescado: una salsa agridulce que se podía hallar en todas las cocinas de Vietnam y el sureste de Asia. Actualmente la isla cuenta con más de 80 fábricas de salsa de pescado, muchas de las cuales están abiertas a tours del público. Eso sí, va a tener que aguantar la respiración ya que el olor a pescado fermentado que lleva allí al menos un año es insoportable.

Más de la mitad de la isla es propiedad de parques nacionales y está protegida, lo que la hace atractiva para los que gustan del ecoturismo. La isla cuenta con gran biodiversidad de flora y fauna así como cascadas de agua y senderos para escalar montañas.

Ver la puesta de sol es casi un ritual diario en Phu Douc y uno de los mejores lugares donde hacerlo es en el templo, faro y puerto Dinh Cau, donde tanto turistas como locales se reúnen cada tarde en las rocas que entran en el mar para ver el atardecer. Otra opción es comprar una cerveza Hanoi ($1.32) y echarle mano a una silla de playa en el bar Sunset Beach y brindar por otro día en el paraíso.

Según cae la noche, la calle se llena de vendedores ambulantes ofreciendo desde carnes a la parrilla, sándwiches ban mi, frutas frescas y recuerdos baratos.

Cuando llega la noche, la isla se llena de ruido y actividades. Los niños corren en bicicletas con luces y otros vehículos de dos ruedas en un parque cerca de la marina de Doung Dong, y las familias se reunen a cenar en mesas bajas tanto en restaurantes como en su residencia. No deje de visitar el Phu Quoc Night Market en el corazón de Duong Dong. El mismo comienza hacia las 7 p.m. cuando cientos de vendedores colocan sus mesas en las que puede encontrar desde perlas falsas, mantecado Thai y mariscos frescos.

Fuera de la Isla

Aunque hay muchísimas actividades en la que entretenerse en la isla, también hay muchas rutas de escape en caso de que se sienta con ganas de moverse de la isla.

Varias compañías ofrecen tours de un día desde el sur de Duong Dong hacia Cambodia, así como a otros lugares de Vietnam. Necesita una visa para visitar la penísula de Vietnam pero la misma puede conseguirse a través de los operadores de tours o de la oficina de inmigración en la ciudad de Duong Dong.

  Comentarios