Viajes

Dos días en Lucerna

Es difícil debatir que Lucerna es una de las ciudades más bellas del mundo. Es más, Suiza en general es de impecable hermosura. La pasada por la ciudad junto al agua fue corta, pero intensa, ya que hay mucho por hacer.

Justo a la salida de la estación de trenes comienza el banquete visual que es esta ciudad. El Lago de los Cuatro Cantones da la bienvenida y al observarlo logra que el bullicio de autobuses y autos se silencie por un momento. Al mirar hacia lo alto, se encuentra el Monte Pilatus, flanqueando la ciudad, con los Alpes Suizos de fondo. Toda una postal.

Esta urbe se considera la atracción turística más popular en Suiza. Incluso, hasta la estación del tren es un atractivo arquitectónico con su marquesina ondulada y vestíbulo transparente. La estructura del siglo XIX sucumbió a un fuego en 1971 y el diseño del arquitecto español Santiago Calatrava encajó de maravilla con el portalón que data de 1896, que sobrevivió al siniestro.

Al lado de la estación se encuentra el Centro Cultural y de Congresos KKL LUZERN, el nivel superior acoge el Museo de Bellas Artes. En un día soleado, muchos se concentran en la plazoleta para disfrutar de un helado y ver los barcos pasar. En este rincón es donde se concentra el modernismo de la ciudad con estas vistosas estructuras.

A lo medieval

Lucerna se conoce mejor a pie, ya sea bordeando la ribera del lago o perdiéndose por las calles adoquinadas explorando sus numerosas plazas. Hacia el sur se encuentra el hermoso Puente de la Capilla, que podría considerarse la imagen distintiva de la ciudad. Antes de cruzar la hermosa estructura de madera que data del siglo XIV construida como parte de las fortificaciones de la ciudad, se debe echar un vistazo a la Iglesia de los Franciscanos, de estilo gótico y con un adornado púlpito. También se debe visitar el Palacio Ritterscher, al estilo renancentista, y donde hoy se encuentra la sede del Gobierno Cantonal. A pocos pasos se encuentra la Iglesia de los Jesuitas.

El puente es una de las atracciones más populares, además que ha facilitado cruzar el Río Reuss por siglos. En 1993 tres cuartas partes del mismo fue consumido por un fuego, pero muchos de los retablos que exponen en pintura diferentes escenas de la ciudad que datan del siglo XVII sobrevivieron y pueden ser hoy admirados.

A mitad del puente medieval más antiguo de Europa se encuentra la Torre de Agua, el punto más fotografiado de la ciudad. La estructura de forma octagonal ha sido prisión, archivo y cámara del tesoro entre otras reencarnaciones. Al cruzar el puente se encuentran muchos cafés y todos los martes hay mercado.

Laberinto en adoquines

Las callecitas interiores parecen laberintos donde se encuentran edificios antiguos, tiendas de lujo y otras de souvenirs cursis y casas vestidas de historia con frescos adornando sus paredes como en las Plazas Weinmarkt, Hischenplatz y Kornmarkt, donde las pinturas relatan algún suceso histórico u ofrecen información sobre el propósito original de la vivienda, algunas fueron farmacias, otras juzgados.

Es necesario llevar calzado cómodo si desea explorar la Muralla Musegg, que se comenzó a erigir en el siglo XIV. Las torres Schirmer, Zyt y Mannli pueden visitarse y ofrecen excelentes vistas de la ciudad. Visitar el León de Lucerna es infaltable. El espectacular tallado en piedra rinde tributo a los más de 700 mercenarios suizos fallecidos en la revolución francesa en el siglo XVIII. Es muy emotivo verlo y muchos se aglomeran para contemplar la obra.

En el agua

Un paseo en los botes que parten desde el pequeño puerto es la mejor manera de absorber la belleza del lago. La nave a vapor, con salón comedor, ofrece un paseo de hora y media que permite ver el sol desaparecer en el prístino lago. Es relajación total y provoca puro embeleso ver las montañas, los diferentes pueblitos vacacionales a las orillas del lago y el paisaje.

Más sobre Lucerna

Museos

El Museo Sammlung Rosengart cuenta con una extensa colección de arte clásico moderno. Angela Rosengart sostuvo una amistad de años con Pablo Picasso y cuenta con una exquisita colección de pinturas, bosquejos y fotografías del artista español. También hay una gran muestra de Paul Klee y otros.

El Museo Suizo de la Transportación, a las afueras del centro, merece un día de visita por sus amplias muestras en métodos de transporte personal, marítimo, aéreo y ferroviario. La historia del afamado chocolate suizo en la nueva exhibición La Aventura del Chocolate Suizo es muy informativa.

Festivales

Lucerna es una ciudad muy musical y todo el año cuenta con diversos festivales de rock, blues y música clásica. El otoño está repleto de actividad con feria, el Festival del Queso y el Festival de Cine, entre otros. El Mercado Navideño es aclamado mundialmente.

Transportación

El sistema de trenes de Suiza es muy confiable y el Pase Suizo, que incluye trenes y autobuses, ofrece acceso gratuito a una gran cantidad de museos. Los aeropuertos de Bern y Zúrich son los más cercanos.

Hospedaje

El Hotel Schweizerhof Luzern cuenta con una gran locación cerca de las principales atracciones, gran servicio y hermosas vistas del lago.• 

  Comentarios