Viajes

Seis lugares para visitar en Kingston

Un fuerte del siglo XVII, la casa museo de Bob Marley, Kings House (la casa del Gobernador), un jardín de 200 hectáreas en Vale Royale, la Galería de Arte Nacional y la sinagoga.

En Kingston, la capital de Jamaica, hay muchas cosas para ver.

Port Royal a media hora del centro de la ciudad, por ejemplo, es un fuerte construido en 1656 que servía para vigilar la entrada al puerto de Jamaica.

Sede del gobierno británico en Jamaica y base del comercio y la pesca.

Ofrecía ventajas como bahía para resguardar barcos y su mantenimiento. Y la localización estratégica de la ruta marítima entre Panamá y España le convirtieron en refugio de piratas, con el beneplácito de los ingleses.

“Desde aqui Henry Morgan atacó Panamá, Portobelo y Maracaibo”, dijo el guía .

Piratas famosos estuvieron en este sitio: Bartholomew Roberts, Roche Brasiliano, John Davis y Edward Mansvelt.

La presencia de corsarios, forajidos y la llegada de tesoros fue terreno abonado que abrió las puertas al tabaco, el alcohol y la prostitución. “En 1660 fue conocida como la Sodoma del Nuevo Mundo”, comentó James Dewey, el guía de turismo. La mayoría de los hombres de Port Royal se dedicaban a la piratería y las mujeres a la prostitución, escribió Charles Leslie, en Historias de Jamaica.

Un gran terremoto de 1692 destruyó el fuerte, arrasó con las barreras de la bahía y dos tercios de la ciudad se hundió bajo las aguas del Caribe. Autoridades y comercio se trasladaron a la actual Kingston y de aquella época quedan historias y murallas de ladrillos rojos.

El Bob Marley Museum funciona en la casa donde vivió hasta 1981 el rey de la música reggae, ubicada en 56 Hope Road. Es una construcción de dos pisos donde se conservan muebles, trajes, fotografías y periódicos con reseñas de multitudinarias presentaciones en Europa y Estados Unidos. Con grupos de visitantes la guía va explicando con notoria pasión, cada detalles de la vida del músico. Las paredes están forradas de discos de oro y de platino de diversas épocas con los que fue premiada la carrera artística del más popular músico jamaiquino de todos los tiempos. “Bob Marley marcó a su propio país con sus ritmos y sus letras”, expresó la guía. Marley es no solo el gran ícono de la cultura de Jamaica, sino la figura que se reproduce en los productos de la memorabilia de la isla.

La casa del gobernador está ubicada en un apacible área de mansiones de ricos y sedes de embajadas. Los amantes de las artes plásticas encontrarán en la Galería de Arte Nacional una muestra representativa de los artistas de Jamaica. Una vuelta por el mercado local dará ocasión para adquirir tallas de madera, artesanías y el delicioso café Blue Mountain, que se cultiva en las montañas frente a la capital del país y es uno de los más costosos del mundo.• 

  Comentarios