Ana Remos

Bajo la batuta de Craig Robins y L. Real Estate Advisors, el Design District se está convirtiendo en el próximo destino de lujo internacional

En una de las cenas que la famosa fotógrafa persa Iran Issa Khan organizó en su preciosísimo apartamento sobre el Venetian Causeway, le pregunté a Craig Robins si su proyecto de crear una especie de Quinta Avenida neoyorquina en nuestro Design District no le parecía demasiado arriesgado.

Conversamos mucho acerca de los pros y los contras de la idea, sobre cuyo rotundo éxito este avezado urbanizador, coleccionista de arte, fundador y C.E.O de DACRA Development y copropietario de la feria Design Miami no ha tenido jamás ni la menor duda.

Craig comenzó a brillar profesionalmente cuando, con su impecable visión, se lanzó hace años a la reconstrucción y remodelación de South Beach y del Design District. Inició sus estudios en la Universidad de Barcelona, España, prosiguiéndolos después en las universidades norteamericanas de Michigan (arte) y Miami (derecho), y estuvo casado ocho años con la guapísima actriz cubana Ivelin Giro, con la que tuvo dos hijos ( Samuel y Marlon).

Su pareja es ahora Jackie Soffer, cochairman y C.E.O. de Turnberry Associates junto a su hermano Jeff Soffer (quien está casado, por cierto, con la super modelo australiana Elle MacPherson).

Su familia es dueña de Aventura Mall, Turnberry Isle y el hotel Fontainebleau, además de otras muchas cosas. Pues bien, gracias a Craig, el Miami Design District va rumbo a convertirse en el próximo destino de mega lujo internacional. Con las construcciones a todo vapor, su proyecto - que va de la calle 38 hasta la 42 del NE y de la 1 a la 2 avenida- será un centro de alta costura, moda avant-garde, arte, diseño, negocios, hospitalidad y residencias, con 400,000 pies cuadrados ya aprobados para edificios. Además, planean construir un hotel ultra lujo de 53 habitaciones, y también 100 unidades residenciales y 2,571 espacios de parqueo (subterráneo y al aire libre). El socio de Craig en todo esto es L. Real Estate Advisors, un fondo privado de inversiones perteneciente al conglomerado de marcas de lujo LMVH (Louis Vuitton Moët Hennessy) cuyo fin es invertir en propiedades de lujo ubicadas en capitales y sectores claves de su mercado. El grupo disponía de $4.46 billones en efectivo al cierre de su año fiscal 2013, para que se hagan una idea, y ya ha comprado locales icónicos en lugares como Place Vendome en Paris o el New Bond Street en Londres (su "hermano" el grupo Richemont - que agrupa las principales marcas de relojes del mercado de lujo y algunas firmas como Cartier y Chloe - compró en el 2012 el hotel St. Regis de Nueva York y recientemente el nuevo hotel boutique The Archer, también en la Gran Manzana, uniéndose a esta tendencia de los consorcios de lujo de invertir en bienes raíces). A L. Real Estate le debemos que vengan al Design District marcas como Cartier, Céline, Berluti, Louboutin, Dior, Pucci, Hermes, Louis Vuitton, Marni, Prada o Rolex. Para el 2015-2016, se abrirán 100 nuevas tiendas más, entre ellas Alchemist, Armani, Audemars Piguet, Bulgari, Burberry, Dolce Gabanna, Fendi, Givenchy, Harry Winston, Hublot, Loewe, Marc Jacobs, Piaget, Valentino, Versace, Ermenegildo Zegna, Van Cleef & Arpels, Tiffany & Co., Tod’s, Miu Miu, Max Mara, etc. El Distrito contará también con restaurantes, galerías y espacios de arte públicos y edificios de destacadas firmas arquitectónicas como Aranda/Lasch, Iwamoto Scott, Johnston Marklee, Keenan Riley (de Terry Riley, el antiguo director del MAM, y su socio John Keenan), Leong Leong y Sou Fujimoto.• 

  Comentarios