Ana Remos

SALT (Save a Life Today) celebrará este 7 de febrero una subasta de arte para ayudar a niños sin recursos de República Dominicana que necesitan cirugía

El próximo sábado 7 de febrero, a las 5 p.m. y en el Patricia and Phillip Frost Museum of Art de F.I.U., tendrá lugar un cóctel y una subasta de arte sumamente especial a beneficio de la organización SALT (Save a Life Today), proyecto creado por Maite Iribarren para salvar la vida de niños sin recursos de la República Dominicana que necesitan cirugía para poder vivir. Maite tiene 17 años, estudia diseño de moda en el Design and Architecture Senior High School, diseña muebles, pinta y esculpe. Además, está haciendo una pasantía en Flowen, una marca de joyas y accesorios que debutará en el próximo New York Fashion Week, y piensa obtener su licenciatura en Ingeniería Mecánica y un BFA en Diseño de Joyas y Orfebrería antes de empezar su Master.

La joven es también acreedora de dos prestigiosos premios: el NationalYoungArts de Diseño, que le entregaron recientemente, y el American Red Cross 2015 Youth Spectrum Award, que reconoce su trabajo voluntario. Además, está nominada este año para el Silver Knight Award. Sin embargo, su gran pasión es la labor humanitaria que lleva a cabo como voluntaria en las misiones médicas de la Asociación Cubana de la Orden de Malta en República Dominicana. Todo empezó con el ejemplo de su madre, la doctora cubana Teresa Iribarren, esposa del navarro José Iribarren, C.E.O. de Jofemar USA. La pareja se conoció en Pamplona, España, donde Teresa estudiaba su carrera de medicina. Se casaron en 1990 aquí en Miami, donde Teresa abrió su consulta y comenzó a ir a las misiones médicas de sus colegas de la Asociación Cubana de la Orden de Malta en el ILAC, una institución médica de República Dominicana.

La alegría con la que regresaba hicieron que la pequeña Maite siempre quisiera acompañarla. Su madre accedió a llevarla cuando tenía 12 años y, desde entonces, la joven va todos los años, al menos dos veces, ayudando en lo que puede. Este año conoció a Marilisa, una niña de dos años con cáncer de hígado que necesita una cirugía para sobrevivir y su familia no la puede pagar. Fue para salvarla a ella (y a otros niños también) que Maite fundó SALT, pidió a sus compañeros de escuela y a algunos artistas de Miami (Carlos Estévez, Teresa Mas, Marilyn Traeger, Zoe Martínez) que le donaran obras, organizó un coctel y la subasta de arte en F.I.U –la primera de SALT– y contactó a la Asociación Cubana de la Orden de Malta para que gestione que el 100 por ciento de la recaudación llegue directamente a la causa. La meta es recaudar $50,000. Para lograrlo, además de subastar las 30 obras de arte conseguidas, Maite espera donaciones a través del website, www.foundationorderofmalta.causevox.com.

  Comentarios