Daisy Olivera

Festival Internacional del Ballet honra a su fundador, Pedro Pablo Peña

Develación del afiche con el artista Javier Dubrocq y Pepe Freixas.
Develación del afiche con el artista Javier Dubrocq y Pepe Freixas. Especial/el Nuevo Herald

El Festival Internacional de Ballet de Miami, considerado por muchos como el festival más importante de ballet en Estados Unidos, inicio su vigésima tercera edición con una recepción en la sede del festival, el Centro Cultural Hispano de las Artes de Miami auspiciada por el presidente del Ballet Clásico Cubano de Miami, Pepe Freixas. Fue el primero que se celebra sin su fundador, el recientemente fallecido Pedro Pablo Peña, un ser muy querido en el mundo de las artes en Miami. Desde 1998 se entrega un premio que se llama ‘Una Vida por la Danza’, una estatuilla inspirada en la primera bailarina Maya Plisetskaya y creada por el artista mexicano David Camorlinga, la cual se presentó en memoria del fallecido fundador y director. El nuevo director artístico es el colombiano Eriberto Jiménez, bailarín y coreógrafo con 30 años de carrera, quien estudió y se formó con maestros cubanos.

Como es tradición, también se develo el afiche del festival, creado cada año por un artista célebre. Este año fue creación del artista cubano Javier Dubrocq, el cual también inauguró la muestra “Bailando entre lienzos”. Durante la recepción se realizó una actuación especial del Coro y la Orquesta de Concepción, Bolivia, un grupo de jóvenes artistas que interpretan la música misionera Barroca. Este festival contó con la participación de bailarines de compañías de todas partes del mundo incluyendo Austria, Holanda, México, Inglaterra y más.

Pedro Pablo Peña nació en La Habana, en 1944, estudio ballet clásico y danza moderna. Fue bailarín y coreógrafo del Teatro Musical de La Habana y bailó en el Ballet Nacional de Cuba. Creó su compañía “paraguas”, el Miami Hispanic Ballet Corp., después de llegar a Estados Unidos como parte del gran éxodo del Mariel. Su meta era que la empresa fuera una red de seguridad para los muchos bailarines de ascendencia hispana que llegaban a este país. Ahí Peña logró ayudar a decenas de bailarines a alcanzar sus sueños. Un sueño que él hizo realidad fue poder crear su legado, el Miami Hispanic Cultural Arts Center, ubicado en 111 SW 5th Ave., convirtiendo una casa histórica en un centro artístico, conocida como la “Casa Blanca del Ballet”. En el centro se realizan unos 50 eventos al año que abarcan películas, exhibiciones de arte y teatro -un sinnúmero de actividades culturales abiertas a la comunidad de Miami. Para más información visite www.cubanclassicalballetofmiami.org

Siga a Daisy Olivera en Twitter e Instagram: @DaisySociety Más fotos en nuestra edición digital y en el website www.TheDaisyColumn.com

  Comentarios