La Dra. Isabel

¿Vale la pena reconciliarse? ¿Es mejor luchar por salvar una relación cuando hubo amor?

Decidimos reconciliarnos cuando nos hemos dado un tiempo y, en ese tiempo, la otra persona nos ha demostrado un cambio.
Decidimos reconciliarnos cuando nos hemos dado un tiempo y, en ese tiempo, la otra persona nos ha demostrado un cambio. el Nuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

Siempre escucho su programa. Algunas veces, cuando hay problemas en una pareja, en vez de decir “déjalo”, usted les dice que den ciertos pasos para continuar juntos y luchar por su unión. Mi pregunta es, en su experiencia como psicóloga: ¿Cree que vale la pena reconciliarse? ¿En qué se basa usted para aconsejar a las parejas para que luchen por salvar la relación?

Muchas gracias.

Querida amiga:

Muy buena pregunta, es señal de que escuchas con frecuencia el programa y utilizas razonamiento crítico. Pues te responderé, comenzando por utilizar una frase que se le atribuye a Cervantes, que dice: “La peor reconciliación es preferible antes que el mejor divorcio”.

Estoy de acuerdo con que, si hay algunos factores positivos en una unión de pareja, sí se debe tratar de salvar el matrimonio. Hay una estadística que apunta a que el 75 por ciento de las parejas que se separan, han regresado a esa unión. No sé si continuaron más tarde, pero sí intentaron continuarla.

Creo que tenemos que mirar la historia de esa pareja. Si ha habido amor, si la relación fue basada en amor, siempre hay esperanza. Cuando me dicen que hubo un cambio repentino, que el pasado fue bueno, hay esperanza.

Las relaciones de pareja son complejas. Pero, si en el momento del conflicto, se plantea un compromiso al cambio y ambas personas reconocen sus errores y están dispuestos a cambiar para mejorar la relación, hay esperanza.

Por lo general, cuando uno o el otro decide romper una relación es porque se ha dado cuenta de que la otra persona no va a cambiar. Del mismo modo, decidimos reconciliarnos cuando creemos que nos hemos dado un tiempo y que, en ese tiempo, la otra persona nos ha demostrado un cambio y que continúa tratando.

Ahora, si es difícil romper, quizás sea más complicado reconciliarse. Muchas veces, les pido a las parejas que prueben primero con separarse sexual y físicamente, pero que se vean una vez a la semana para hablarse, no solo en el contexto de una terapia de pareja, sino como dos seres humanos que quieren reconectarse a un nivel emocional positivo.

Si uno de los dos continúa, después de todos estos esfuerzos, reviviendo el pasado, entonces la reconciliación es negativa y solo causará dolor.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios