La Dra. Isabel

Si tu hija de 19 años decidió alejarse de ti, debe aprender a mantenerse sola

A ti te convendría participar en los programas de CODA.
A ti te convendría participar en los programas de CODA. el Nuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

Mi hija de 19 años ha tenido muchos problemas desde los 14. Tuvo anorexia por un par de años; aunque ella no usaba drogas su conducta era peligrosa. Y el costo de internarla en un centro especial para anorexia valía $2,500 diarios. Imposible, así decidimos pagar $400 al día en un centro para drogadictos, pero la terapia ayudó bastante.

Unos meses antes, su conducta era tan violenta que nos quería matar. Tuve que enviarla a un hogar especial. La señora cuidaba adolescentes de cuidado temporal (foster home) y era muy estricta, así que le pagamos a ella para mantenerla alejada y vigilada mientras buscábamos un centro de tratamiento.

En ese lapso conoció a un muchacho, pues la senora la inscribió en una escuela adventista, allí lo conoció; desde que la internamos en el centro la seguía por internet. Era su único amigo, pues en sus condiciones, no lograba interactuar con nadie de su edad. La amistad de ese chico la sacó un poco de su estado depresivo.

Nunca la dejé dormir en casa de sus amigas y, aun así, cuando ya estaba en high school se relacionó con dos chicas con una vida sexual promiscua, en la que ella también participó; también usaban drogas. Yo sufría mucho, así que acepté su noviazgo con el muchacho.

Al cumplir 18 años, resolvió irse de la casa. Los padres del chico les abrieron la puerta a mi hija; cuando pasó la luna de miel mi hija decidieron rentar un apartamento e irse a vivir solos como pareja. Ella me pidió que le sirviera de fiadora para rentar y como yo sufría tanto de verla en la calle, accedí con la condición de que siguiera estudiando.

Desde noviembre está bajo un techo, pero su novio, a quien se ha prendido como un chicle es muy inestable, no logra mantener un trabajo. Nosotros como padres solo la ayudamos con pago de escuela, seguro para el auto, y atención médica y cuando viene a visitarnos le damos 200 dólares. Ella con su trabajo y bonos paga la renta.

Mi amiga, que es muy estricta, dice que hacemos mal en darle dinero y que no debí servir como fiadora del apartamento. En un encuentro con los padres del muchacho, el señor me insultó, y me pidió que saliera de su casa. Mi hija se puso del lado del novio y no me habla. Me da terror que mi hija sea afectada; aunque su personalidad es fuerte y sabe lo que quiere en la vida; porque está enseñada y dirigida por mí que vengo de un hogar de violencia doméstica y alcohol.

He pensado cortarle toda la ayuda para que madure. A ella solo le faltan 22 unidades para ser aceptada en Loma Linda University, está sacando un GPA de 4.00 en cada semestre que ha terminado en el college. Mi esposo, al ver su ingratitud planea irse para España, ya somos viejos. ¿Qué me recomienda usted? Muchas gracias, que Dios la bendiga.

Estimada madre preocupada:

Tu historia la he escuchado antes, y te voy a decir lo que he contestado muchas veces. No podemos proteger siempre a nuestros hijos, pues no adquieren la responsabilidad que necesitan para madurar.

Es obvio que tu hija tiene problemas desde pequeña; puede que amerite un diagnóstico psicológico. Solo puedo aconsejarte a ti, con lo que me cuentas. Me preguntas qué te recomiendo, pues hablar con ella, o escribirle lo que vas a hacer.

Si te vas a España o no, eso es decisión de su padre y tuya. Por lo menos te convendría separarte geográficamente de ella por un tiempo. No sería mala idea, ya ella es mayor de edad; por razones propias, escoge tener por compañero a alguien que no le conviene. Ya tú se lo has dicho, no tienes por qué repetirlo, ella tiene que darse cuenta de ello algún día.

Tienes que dejar de ser jueza de su comportamiento. Que pueda terminar su carrera es importante, pues al menos podrá ganarse la vida. Es obvio que es buena estudiante, hay esperanza en ese aspecto.

No creo que debas continuar dándole 200 dólares, pues si ella se peleó contigo y no quiere hablarte, tendrá que buscar cómo mantenerse. Ni le menciones al novio. Si ya le pagas el seguro médico y el del auto, déjalo así. Pero no más dinero. A ti te convendría participar en los programas de CODA, siempre puedes llamar al 211 para informarte.

Desconéctate de tu hija, por mucho que duela.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios