La Dra. Isabel

Lo que sientes es más que melancolía o tristeza, es depresión

Te gusta tu trabajo de cuidar a personas de la tercera edad: eso es lo positivo de tu trabajo. Haz algo especial con alguno de los que cuidas y, cuando lo hagas, di: ‘esto lo hago en tu nombre, mamá’.
Te gusta tu trabajo de cuidar a personas de la tercera edad: eso es lo positivo de tu trabajo. Haz algo especial con alguno de los que cuidas y, cuando lo hagas, di: ‘esto lo hago en tu nombre, mamá’. el Nuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

Me ha tomado mucho tiempo decidirme a escribirle, pues soy algo tímida, pero sé que necesito consejo y usted me inspira confianza. Mi problema es algo que pensé que, con el pasar del tiempo iba a ir mermando. No obstante, no ha sido así. Perdí a mi madre hace dos años, después de haberla cuidado por casi un año y medio, éramos muy unidas, podría decir inseparables; no sé vivir sin ella.

Tengo un hijo de 23 años al que no le puedo hablar de mi tristeza, porque se preocupa mucho y no sabe qué hacer o decirme y me he visto en la necesidad de mentirle. Le digo que ya se me pasó y que estoy bien. No quiero que se preocupe; además, tengo mi pareja hace 12 años y siento que está preocupada también por mí. Me dice que necesito ayuda, pero mi trabajo es cuidar viejitos. De hecho pasé el curso de HHA y trabajo con dos familias, pero a veces sufro porque están enfermos y tristes. Mi pareja me dice que no debí trabajar en eso, porque al terminar el trabajo, recaigo en mi depresión. Me gusta el trabajo, pero necesito sentirme bien. Antes de la pérdida de mi madre, disfrutaba de todo. Ahora no me importa nada, ni salgo. Mi hijo es mi razón de vivir y mi pareja ha sido súper conmigo me apoya 100%, pero estoy tan triste que no puedo hacer nada. Quisiera que me aconsejara qué hacer para quitarme esta tristeza. Mi madre ya no está y no puedo hacer nada por regresarla; ya me resigné, pero no puedo evitar esta tristeza. Gracias por leer mi carta.

Hola, querida amiga:

Todas las personas pueden tener momentos o fluctuaciones del estado anímico, y la tristeza ocasional se puede considerar normal. En el caso tuyo ya han pasado 2 años desde que tu madre murió. Y el diagnóstico tuyo es de depresión. Lo que estás sintiendo es algo más que un estado de melancolía o tristeza. Es un estado de ánimo intenso que refleja tristeza, desánimo, desesperanza. Ha durado semanas, largos meses y está afectando tu capacidad de realizar tus actividades habituales, que en el caso tuyo puede convertirse en un peso emocional.

Lo mejor es que te gusta tu trabajo y puedes ver esto de forma positiva. Tienes la oportunidad de ayudar a seres que, muchas veces, están abandonados o se sienten muy solos, ya que la rutina de vida alegre y activa puede que ya no la tengan, pero te tienen a ti, llevándoles música, lecturas, hablándoles de lo cotidiano, lo más positivo posible; o puedes prepararles algo especial de comer, que les guste.

Eso es lo positivo de tu trabajo. Lo negativo puede ser que te recuerda a tu madre, que cuidaste por un año y medio y que eran inseparables. El vacío que te dejó su muerte tiene que ser grande. A veces, las personas como tú, que son las que quedan vivas, quisieran haber hecho más por la persona que se fue. Pero te sugiero que hagas algo especial con alguno de los que cuidas, y que cuando lo hagas, digas “esto lo hago en nombre tuyo, mamá”.

A continuación te daré unas preguntas para que las contestes y cuando vayas a terapia, puedas compartir lo que sientes:

Para cada pregunta, te sugiero tres posibles respuestas. Nunca, varios días, más de la mitad de los días, casi todos los días.

1. Poco interés en hacer las cosas.

2. Te sientes triste, deprimida o sin esperanzas

3. Dificultad para conciliar o mantener el sueño o dormir demasiado.

4. Te sientes cansada o tienes poca energía.

5. Falta de apetito o comes con exceso.

6. Te sientes mal contigo misma o te da pena con tu familia.

7. Dificultad para concentrarte, para leer el periódico, o aun ver la televisión.

8. Te mueves o hablas tan lentamente que las personas que te rodean se dan cuenta.

9. Piensas que sería mejor estar muerta, o deseas hacerte daño.

10. Estos problemas te han afectado, en el trabajo, en casa, o con otras personas.

Si contestas esto, y se lo presentas a un terapeuta, sería la mejor forma de ayudarte.

¿Qué te recomiendo? Que comiences a caminar con tu esposo, o con amigas, 4 veces a la semana. Enfócate en todo el bien que haces. Haz algo en nombre de tu madre. Dales todo el cariño a los que están a tu alrededor, tu esposo, tu hijo. Pon música en tu casa. Salgan tú y tu esposo en la noche, al cine o a comer. Sal de la casa; creo que tu madre no quisiera que estuvieras así, ¿verdad?

Los programas de Coda en tu área, te ayudarían también.

Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios