La Dra. Isabel

No recrimines, ten paciencia, la vida nos da lecciones

Hola, doctora Isabel:

No sé cómo tratar a mi hija mayor, de 29 años. Es muy desapegada con nosotros, sus padres y sus dos hermanas menores. Nunca llama ni viene a vernos, aunque pase a una cuadra de distancia para arreglarse el cabello. No vino ni llamó en la Navidad y desde niña se mostró muy despegada con sus hermanas. Cuando le pregunto por qué ya no viene me dice que está muy ocupada y no tiene tiempo para nosotros. Que nos quiere mucho pero no siente necesitad de vernos.

En noviembre solo vino unos 30 minutos para decirnos que su novio le dio anillo y se casan en el 2019. Nosotros llegamos a este país hace 20 años y, con mucho sacrificio, le pagamos la universidad. Ella es muy inteligente pero como no tenía seguro social no podía solicitar ayuda, así que yo he pagado toda su universidad. Tiene trabajo y en febrero espera presentar por segunda vez su examen para terminar una maestría, le encanta leer, ir al gym y beber alcohol.

He llorado mucho, pero no sé qué hacer. Quizás un día rectifique y nos busque. Hace poco le pregunte si su novio no le preguntaba por qué nunca venía a vernos y me dijo que no. Ahora ella vive en casa de los padres del novio en la ciudad que nosotros vivimos y él vive en San Diego; solo espera encontrar trabajo para venir a vivir con ellos también. Hace unos cuatro años todavía vivía en mi casa y solo porque le dije que recogiera una tanga que dejó en la sala se enojó y me dijo que por qué no me moría. Ella se casó a los 21 con su novio de high school pero el matrimonio solo duró tres años. Y encontré una carta en que ella le decía que lo odiaba por ser un perdedor. Todo lo dice con el mismo veneno. Ayúdeme, no sé qué hacer: si no esperar que venga o nos llame nunca más o buscarla aunque se enoje.

Querida madre:

Desde pequeña tu hija demostró con su comportamiento que no era parte de ustedes. No sé por qué. Quizás tenga razones que nunca te ha explicado o que quiera explicarte. Al menos es una mujer determinada, que ha sabido luchar por una educación. Y eso se lo debe a ti y a tus sacrificios. Es obvio que el agradecimiento no es parte de su vocabulario ni de su comportamiento. Para que eso ocurra, tiene que haber pasado algo en su vida, por lo cual ella no quiere enfrentarse ni recordar, de ahí su separacion de la familia. ¿Cuando era pequeña ella te dijo algo que pudiera entenderse como abuso? Su comportamiento es reflejo de que algo le pasó, quizás pensó que ustedes no la protegieron.

Mi preocupación es por lo del alcohol. ¿Hay alcohólicos en la familia? Solo tú podrías contestar esto, es una forma de escapar de su realidad, de su pasado quizás. No sé las edades de sus hermanas, pero quizás puedas tener una conversación en privado con cada una de ellas. Tal vez ellas sepan algo que no te han dicho.

Los secretos de familia, a veces se ocultan con vehemencia. Si ellas te dicen o no, tendrás que comprender que tu hija necesita espacio. Llámala de vez en cuando, no para recriminarla sino para preguntarle cómo le va, etc. No dejes de mandarle algo en su cumpleaños y decirle que la extrañas y la quieres mucho. No recrimines, ten paciencia, la vida nos da lecciones, dale tiempo al tiempo. Siento mucho la situación por la que estás pasando, a veces lo que sucede conviene, quizas para reflexionar y aprender a aceptar.

Déjame saber, por favor.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios