La Dra. Isabel

Aléjate de los recuerdos negativos y concéntrate en tu sanación

Tú puedes sacar el rencor de tu corazón, sobre todo si buscas la ayuda para procesar ese duelo, ese dolor.
Tú puedes sacar el rencor de tu corazón, sobre todo si buscas la ayuda para procesar ese duelo, ese dolor. Getty Images/iStockphoto

Hola, doctora Isabel:

Tengo 37 años, hace 20 que vivo en Estados Unidos. Tengo una hija de siete años y estoy divorciada desde hace tres (por infidelidad de parte de mi ex). Cuando tenía siete años fui víctima de incesto por parte de mi hermano, que es 10 años mayor que yo. No recuerdo los detalles, pues mi subconsciente trata de borrar ciertas cosas. Mis padres se separaron por violencia doméstica cuando vivíamos en nuestro país, México. Cuando nuestros padres se separaron los seis más chicos nos quedamos con mamá y el mayor (el que abusó de mí) se quedó con mi padre. Yo visitaba a papá tres veces a la semana y era entonces cuando mi hermano abusaba de mí. Nunca hubo violencia; yo no era consciente de la gravedad del asunto, pero sentía que algo no andaba bien. Yo me negaba pero él me decía que era algo así una tarea de la escuela, que lo ayudara, yo inocentemente accedía.

Esta situación duró dos años que continuó haciendo esto no a diario pero sí en ocasiones. Una vez, lo comenté con una joven vecina y ella me dijo que eso no estaba bien, que los hermanos no tenían sexo. Entonces comencé a huir de él, me escondía, me apartaba. Después mi madre vino a vivir a Estados Unidos, para darnos una vida mejor y dejo atrás a la mayoría de sus hijos. Mi hermano mayor fue el primero que vino a Estados Unidos. Y luego vine yo con dos de mis hermanos.

Siempre viví con miedo a lo que podría pasar. El rencor siguió en aumento, y me fui de la casa. A veces visitaba a mi madre y ella preguntaba por qué me había ido. Y decidí contarle lo sucedido, algo que no hice antes, porque él siempre fue el consentido de mamá. Ella me creyó y lo obligó a pedirme perdón, pero no le dio mucha importancia al asunto y dijo que eran cosas de niños. Mi vida ha sido una tortura desde pequeña. Mi hermano se casó y se fue a vivir con su esposa a otro estado. Pero cuando viene a visitar a mamá y coincidimos me siento incómoda. Siento rencor hacia mi hermano y mi madre. ¿Es normal que sienta eso? Necesito su consejo, por favor.

Hola, amiga:

Quiero que tu historia llegue a todos, porque expones tu dolor, la frustración de haber sido violada de niña sin saber qué era lo que pasaba, aunque tu intuición te decía que algo no estaba bien. Tu hermano tenía 17 años y sabía muy bien lo que hacía. Me alegro de que tu madre te creyera. No obstante, pensar que son cosas de niños me da a entender que ella no tiene noción de lo que sufriste.

Has vivido una niñez atemorizada con el abuso y con el temor de que volviera a ocurrir. Casos como el tuyo los he escuchado demasiado y es doloroso que no se hable lo suficiente del tema. Llevo muchos años que escuchando historias como la tuya, de niños que sufren en silencio.

Me preguntas si puedes sacar el rencor de tu corazón. Sí puedes; sobre todo si buscas la ayuda para procesar ese duelo, ese dolor. Perdonar es un acto difícil, y olvidar es aún más difícil. Cuando tu hermano abusó de ti, te robó tu infancia, tu autoestima; te dejó hundida en el miedo y la desesperanza. Tus heridas están abiertas. Busca ayuda, debes participar en grupos de apoyo de 12 pasos. Eso te ayudará a convivir con el dolor, a perdonar y hasta a olvidar cuando pase el tiempo.

Tú podrías denunciarlo, pero será difícil, pues fue en otro país. Pero escríbele una carta con todos tus sentimientos al abusador. También puedes escribirle a tu madre, reconociendo que, si bien te creyó, al mismo tiempo le dio respaldo a tu hermano. Y luego, aléjate de lo que te traiga recuerdos negativos, concéntrate en tu sanación. Mira a tu alrededor y analiza lo bueno que hay en tu vida. Concéntrate en tu presente, deja atrás el pasado, aunque sea muy duro. Que Dios te bendiga.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios