La Dra. Isabel

La clave de una relación es el balance

‘A partir de ahora, cuando mires al cielo y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse’.
‘A partir de ahora, cuando mires al cielo y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse’. AP

Hola, doctora Isabel:

Dice una amiga mía que usted una vez leyó por la radio una leyenda sobre el eclipse de la Luna con el Sol. Y ella lo grabó, pero su casa se le quemó, y se quemó el CD, y le encantaría poder tener de nuevo el texto, si fuera posible. Le agradecemos de antemano; esperamos con ansia su respuesta y que Dios la siga bendiciendo.

Hola, querida amiga:

Esta es la leyenda:

Cuando el Sol y la Luna se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor. Sucede que el mundo aún no existía y el día que Dios decidió crearlo, les dio entonces un toque final, el brillo.

Quedó decidido también que el Sol iluminaría el día y que la Luna iluminaría la noche; siendo así, estarían obligados a vivir separados. Los invadió una gran tristeza y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían, la Luna se sentía cada vez más angustiada. A pesar del brillo dado por Dios, se tornó solitaria.

El Sol, a su vez, había ganado un título de nobleza: “Astro rey”, pero eso tampoco lo hizo feliz. Dios, viendo esto, los llamó y les explicó: “No debéis estar tristes, ambos ahora poseéis brillo propio”. Tú, Luna, iluminarás las noches frías y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías.

En cuanto a ti, Sol, sustentarás ese título, porque serás el más importante de los astros, iluminarás la Tierra durante el día, proporcionarás calor al ser humano y tu simple presencia hará a las personas más felices.

La Luna se entristeció mucho más con su terrible destino y lloró amargamente... y el Sol, al verla sufrir tanto, decidió que él no podía dejarse abatir más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarla a aceptar la decisión de Dios.

Aun así, su preocupación era tan grande que decidió hacer un pedido especial a Dios: “Señor, ayuda a la Luna, por favor, es más frágil que yo, no soportará la soledad”. Y Dios, en su inmensa bondad, creó entonces las estrellas para que le hicieran compañía a la Luna.

Luna y Sol siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas, pero débil. Sucede que Dios decidió que ningún amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la Luna y el Sol, fue entonces que Él creó el eclipse.

Cuando mires al cielo, a partir de ahora, y veas que el Sol cubre la Luna, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse. Es a ese acto de amor, al que se le dio el nombre de eclipse.

Es una leyenda bellísima con un mensaje bien claro. Cada uno viene a este mundo con una misión, con su propia luz.

Algunas veces conocemos a alguien que nos hace distraer de esa misión, e inclusive queremos tener la luz de ellos, sin valorar la nuestra.

No pierdas quien eres, no olvides tu misión, pues esto ayudará a mantener esa atracción que ejerces hacia el otro. El balance es la clave, y los momentos de eclipse, qué maravilla, ¿verdad?

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net

  Comentarios