Ser celoso no es agradable, ni para el que sufre de los celos, ni del que los recibe.
Ser celoso no es agradable, ni para el que sufre de los celos, ni del que los recibe. Archivo el Nuevo Herald
Ser celoso no es agradable, ni para el que sufre de los celos, ni del que los recibe. Archivo el Nuevo Herald