La Dra. Isabel

Actúa con firmeza, pero con amor

El hijo de mi esposo tiene problemas de adicción y hay reglas a seguir ordenadas por la Corte que debe seguir, pero, como mi esposo no lo reporta, el oficial de probatoria no se entera.
El hijo de mi esposo tiene problemas de adicción y hay reglas a seguir ordenadas por la Corte que debe seguir, pero, como mi esposo no lo reporta, el oficial de probatoria no se entera. el Nuevo Herald

Estimada doctora Isabel:

He estado casada por ocho años y tengo dos hijas: la mayor de una relación previa y la segunda de mi esposo. Él tiene tres hijos de su matrimonio anterior, el mayor vive con nosotros hace cinco años. Pronto cumplirá 16 años. Vino a vivir con nosotros porque su madre no podía con él; era adicto a las drogas desde los 14. Mi esposo trabaja muchas horas y no tiene el tiempo ni el deseo de establecer reglas para lidiar con él. El chico hace lo que quiere y lo último que hizo fue golpear a un oficial. Él tiene ciertas reglas a seguir ordenadas por la Corte y, como mi esposo no lo reporta, el oficial de probatoria no se entera. Le he dicho a mi esposo que eso no está bien, que así no ayuda al muchacho. Nunca aprenderá a responder por sus acciones.

Mi esposo nunca tiene tiempo para su familia, siempre está trabajando. Antes, cuando sus hijos venían de visita, yo los llevaba a la iglesia, a comer, a comprar, etc. Su ex siempre le habló mal de mí a sus hijos; ella los utiliza, los manipula. Una vez, los encontré en mi habitación, buscando información sobre el trabajo de su padre, para llevársela a su madre. Él nunca me ha respaldado y me dice que nunca humillará a sus hijos ante de mí.

He determinado no meterme en la vida de sus hijos y, como él no sabe manejarlos, esto va de mal en peor. Es obvio que no quiere buscar consejería matrimonial, porque para él la equivocada soy yo. En mi matrimonio es más lo malo que lo bueno. Soy independiente, trabajo tiempo completo, y me ocupo de la casa, si le pido alguna ayuda en la casa, se niega. Por favor, necesito su consejo.

Estimada amiga:

Es obvio que estás en un problema serio, no solo en lo que se refiere a ustedes, sino también en la situación con los muchachos. Si él no te respalda, las cosas no van a mejorar. Si él no quiere ir a terapia matrimonial, puedes ir tú, pues debes saber cómo actuar. Con el consejo de un profesional, será más fácil tomar una decisión. Suele suceder que cuando el marido no quiere ir, y ve que la esposa va, él decide ir también. Eso sería lo ideal.

Si él no te respalda con sus hijos, muy poco puedes hacer, pero puedes hacer lo posible por llevarte bien con el que vive con ustedes. Con firmeza, pero con amor. Si su temperamento es volátil y agresivo, dudo que te escuche, pero haz el esfuerzo. Tienes dos hijas, que dices que son muy buenas, esto les debe provocar ansiedad. Habla con ellas, y manténlas lejos de los problemas. Críalas como si vivieras sola con ellas. No pelees con él, no le pidas, solo encuentra paz para ti. Además del terapeuta, te recomiendo los programas de Coda.org de tu ciudad, pues no tienes que pagar y, si funciona, te darás cuenta de que hay muchos matrimonios como el tuyo. Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios