La Dra. Isabel

Es importante lograr un diagnóstico certero

Para administrar tratamiento, hay que saber el diagnóstico. Sin eso muy poco cambiará en su vida.
Para administrar tratamiento, hay que saber el diagnóstico. Sin eso muy poco cambiará en su vida. KRT

Estimada doctora Isabel:

Mi hija tiene 29 años; vivimos en Estados Unidos. Desde chica vimos que tendía a mentir mucho, mentiras fuera de lo normal. Tratamos de ayudarla, pero la vida nos llevó por muchos caminos y ahora ella tiene muchos problemas. Está en trámites de divorcio por segunda vez. Ella tiene dos hijos, un varón de dos y una hembra de tres años del segundo matrimonio. Su relaciones matrimoniales siempre tuvieron muchas altas y bajas. Las relaciones eran muy malas. Y ahora nos estamos enterando de cosas muy terribles que ella hizo. Y nos dice algunas cosas muy difíciles de entender y muchas mentiras y enredos.

Ella toma pastillas para la ansiedad porque sufre de ataques, pero creo que más bien son ataques de furia; también tiene problemas de autoestima y otros graves, de índole sexual. Queremos ayudarla, pero no sabemos qué hacer; estuvo en una clínica por cinco días hace unos meses, pero al parecer no le resolvió nada. Mi esposo está enfermo del corazón y temo por su vida, porque todos los días hay problemas con ella. Por favor, aconséjenos qué hacer que no afecte legalmente a nuestra hija.

Muchas gracias.

Estimada madre preocupada:

Es natural que te preocupes. Llevas muchos años tratando de entender el comportamiento de tu hija. Solo me puedo llevar por tu descripción de su vida. Una vida de muchas altas y bajas, mentiras, enredos, problemas en su hogar, de pareja, explosividad; todo reflejo de un malestar psíquico. Ella ya ha estado en un hospital, ¿sabes cuál fue su diagnóstico? Me dices que toma pastillas para la ansiedad, ¿se las recetaron? Hay urgencia no solo de pastillas sino también de terapia hablada. En ella parece haber abuso verbal y físico. El nivel de irritabilidad, quizás alimentado por su agresividad y sus mentiras son reflejo de pensamientos erróneos que ella interpreta como realidades. Incluyes en tu relato problemas sexuales graves, quizás una hipersexualidad, en busca de calmar sus impulsos. Es importante que analicen sus niveles de serotonina, sustancia química en el cerebro cuya proporción es mayor en personas como tu hija.

Todo lo que puedes hacer es hablar con el hospital. Por supuesto, necesitas el permiso de tu hija, dile que, si se logra un diagnóstico adecuado, su vida y la de sus hijos puede cambiar.

Para administrar tratamiento, hay que saber el diagnóstico. Sin eso muy poco cambiará en su vida. La mayoría de los tratamientos tienen combinan medicamentos y terapia hablada, pues en esa terapia, el psiquiatra o psicólogo puede explorar sus pensamientos, sus “verdades” para lograr estabilizarla. Si su comportamiento empeora, tendrás que pedir en la corte de familia, que la declaren peligrosa para ella y su familia.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios