La Dra. Isabel

Eres un ser de luz y el perdón te liberará

Escríbele una carta a tu padre y dile lo que has sentido todos estos años. No utilices palabras de odio, sino describe que él contribuyó a todos esos sentimientos negativos que llevas dentro.
Escríbele una carta a tu padre y dile lo que has sentido todos estos años. No utilices palabras de odio, sino describe que él contribuyó a todos esos sentimientos negativos que llevas dentro. Getty Images/iStockphoto

Hola, doctora Isabel:

¿Cómo se puede perdonar el abandono, las humillaciones y el desamor? Mi padre, que ahora está viejo y enfermo, pide mi ayuda y hace que otros me señalen como mala hija.

No puedo perdonarlo, mi niñez fue terrible y eso afectó casi toda mi vida. No sé cómo superar este dolor y la rabia que aún siento, ¡ayúdeme por favor!

Hola, amiga:

Has cargado este saco de dolor y negatividad por muchos años y creo que es hora de que lo deseches de tu mente y de tu alma. Si quieres cambiar esa realidad, tienes que perdonarlo, no por él, sino por ti. El acto de perdonar no quiere decir que apruebes todo lo que él te hizo, se trata de reconocer que o no era un hombre de buena naturaleza o era un hombre cruel y también golpeado por la vida.

No justifico, ni debes justificar sus acciones, sino decir: “Lo perdono” y trabajar día a día para olvidar todo lo que te hizo. Haz por él lo que puedas, sin dedicarle tu vida. Los que te señalan como mala hija, ni conocen tu historia. Es importante que le escribas una carta a tu padre y que le digas lo que has sentido todos estos años. No utilices palabras de odio, sino describe lo que él hizo, que contribuyó a todos estos sentimientos negativos que llevas dentro de ti.

La parte más difícil es olvidar, pues los pensamientos llegarán a ti con fuerza y, cuando lleguen, solo di: “Hoy tuve un día feliz, el pasado, pasado está”. Algo que ayuda, aunque difícil de poner en práctica, es rezar por él y por su alma. Todos los días, solo dirás: “Señor, tú sabes lo que mi padre me hizo y cómo me hirió, quítame los pensamientos que tengo sobre él y te pido por su alma”. Hazlo por tres semanas y verás que poco a poco, irás olvidando ese dolor.

Si después de que le mandes la carta, no sabes de él, ya se acabó. Si te pide perdón, pues le has dado permiso a recapacitar. Nadie te puede forzar a verlo, pero puedes ayudarlo económicamente para que pase sus últimos días bien, hazlo sin matarte mucho. Por medio de dar, sin recibir, te convertirás en mejor persona que él; reconocerás que tú sí eres un ser de luz y no de tinieblas. ¡El perdón te liberará!

Que Dios te bendiga.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios