La Dra. Isabel

Los niños y su seguridad emocional

Cuando los niños son pequeños entienden muchísimo más de lo que los adultos piensan.
Cuando los niños son pequeños entienden muchísimo más de lo que los adultos piensan. Getty Images/iStockphoto

Hola, doctora Isabel:

La estaba escuchando el otro día en su programa cuando hablaba de la importancia de la comunicación con los hijos desde pequeños. Tenemos un hijo de cinco años, pero mi esposo y yo tenemos una forma diferente de educarlo. Usted explicaba la importancia de hablarles, de explicarles por qué no hacer algo, o pedirles que lo hagan. Mi esposo piensa que no hay que estar hablando tanto, que se le dice y ya. Que no es necesario darle tantas explicaciones; él piensa que no entienden nada de lo que uno les dice. Yo sé que usted dice que, si esperamos tener una buena comunicación cuando se convierta en adolescente, tenemos que procularla desde ahora.

Estimada amiga:

Básicamente, cuando los niños son pequeños entienden muchísimo más de lo que los adultos piensan. Cuando hay una comunicación y se les explican las cosas, número uno, les amplías su vocabulario, su forma de explicarse, y ellos se abren más emocionalmente, pues por medio de la comunicación, pueden decir cómo se sienten. Por ejemplo, si se sienten frustrados con algo, y le dices: “Déjate de bobería” o “quita esa cara” no vas a poder saber el porqué de su estado de ánimo. Sin embargo, si le preguntas, “por qué te sientes así”, estarás abriendo la posibilidad de que te diga qué le pasa.

Existe la escuela que defiende la teoría de que a los niños no hay que darles tantas explicaciones. Yo lo entendería, si se trata de una situación de peligro, que el niño va a cruzar la calle y le gritas para evitar que lo haga, por las consecuencias que pueda tener el hecho. En un momento como ese, es la única forma de pararlo y evitar el peligro. Hay otras situaciones donde no hay un peligro inminente o inmediato, pero que sí requieren una prohibición y en esos casos es necesaria una explicación, como es no usar iPad por la noche, cuando se van a acostar, o por qué no debe comer un chocolate determinado por razones de alergia, etcétera.

La importancia de hablarles a los niños con explicaciones, es que ayudas a desarrollar su vocabulario, a que aprendan a expresar sus emociones, y eso les da seguridad emocional. Así esa comunicación con los padres trascenderá para cuando sean adolescentes, o adultos.

Los padres también deben esforzarse por aprender a escuchar y hacerlo activamente. Nos tenemos que fijar también en el lenguaje corporal que usamos. Hoy en día he visto con frecuencia a padres que les preguntan a sus hijos “qué te pasa”, pero mientras siguen mirando su teléfono, y contestando textos. Los padres también tienen que aprender a escuchar activamente.

No podemos quejarnos cuando llegue el período de la adolescencia y los hijos se encierran en su cuarto, solo hablan con sus amigos, o textean con ellos; y no quieren hablar con nosotros, si antes no se les ha acostumbrado a conversar, la conexión emocional no existe. Ponlo en práctica y verás el resultado.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios