La Dra. Isabel

La vida que llevas no es saludable

¿Qué tienes a tu lado? A un hombre que se cree invencible, al que le has confirmado que puede hacer lo que quiera.
¿Qué tienes a tu lado? A un hombre que se cree invencible, al que le has confirmado que puede hacer lo que quiera. KRT

Hola, doctora Isabel:

Soy una persona que quiere complacer a todos para merecer amor y respeto, no sé cómo puedo parar esto. Tengo cuatro hijos que son mi vida, la primera de 20 años, otra 16, otra 12 y el niño de 8. Me casé a los 16 años y el hombre con que me casé primero era muy bonito, pero todo ha cambiado, pues él siempre ha bebido; pero últimamente lo está haciendo mucho o tal vez estoy exagerando pero es que desde que se levanta empieza a beber.

Una vez lo reporté a la policía; pero él me dijo que iba a cambiar. Entonces retiré los cargos de violencia doméstica contratamos un abogado para que lo ayudara y le quitaron los cargos, todo salió bien pero él no cambió. En los últimos meses se está mandando muchos mensajes con una mujer divorciada. Lo enfrenté y me dijo que solo son amigos, pero no le creo. Nuestros hijos me han dicho que no están a gusto, por su forma de ser. Si hablan con él terminan discutiendo, todo le molesta y me dice que me odia por mi manera de ser y actuar, pero luego es muy cariñoso y atento.

Me siento obligada a estar con él por sus problemas, pero también por nuestros hijos.

Querida amiga:

Gracias por escucharme. Si lo haces debes saber que eres codependiente. En el principio de tu carta escribes que “soy una persona que quiere complacer a todos para merecer amor y respeto”. Ya eso te describe como codependiente. Te aclaro que nadie tiene que complacer a todos para recibir el respeto que merece. Como ser humano te corresponde. No sé cómo fue tu niñez, pero todo parece indicar que no recibiste el amor y el respeto que necesitabas. Te casaste demasiado joven, quizás por escapar de una situación, o para llenar el vacío que sentías.

Tu esposo es un hombre del que me atrevo a decir que tiene la enfermedad del alcoholismo. Comprendo que quieras ayudarlo, va con tu condición de codependiente, pero no está en tus manos hacerlo y mientras más trates, peor será para ti.

¿Hasta dónde has llegado que después de ser víctima de violencia doméstica y reportarlo, después buscas a un abogado para ayudarlo? ¿Qué tienes a tu lado? A un hombre que se cree invencible, al que le has confirmado que puede hacer lo que quiera y se lo vas a aguantar.

Él no va a cambiar, no eres su mamita, ni su enfermera. Tus hijos han sufrido demasiado y tienen un por ciento considerable de seguir sus pasos o los tuyos (las niñas). No es saludable la vida que llevas, hay ayuda para ti. Debes buscar un programa de Coda cerca de donde vives, y también de AlaNon para ti y tu hija mayor, y Alateen para los más pequeños.

La decisión de dejarlo, la tomarás cuando hayas asistido a varias sesiones. Sé que te será muy difícil enfocarte en ti, pero debe dejar tu excusa para no cambiar y ser todo lo que puedes.

Déjame saber.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios