Cada momento de tu vida, cada acto de amor, compasión y ternura hace que la llamita de la individualidad se regenere, que brille más.
Cada momento de tu vida, cada acto de amor, compasión y ternura hace que la llamita de la individualidad se regenere, que brille más. Archivo el Nuevo Herald
Cada momento de tu vida, cada acto de amor, compasión y ternura hace que la llamita de la individualidad se regenere, que brille más. Archivo el Nuevo Herald