Si no amas a tu marido, déjalo, pero no para irte con el otro, sino para darte una oportunidad de ser honesta contigo misma y con tus hijos.
Si no amas a tu marido, déjalo, pero no para irte con el otro, sino para darte una oportunidad de ser honesta contigo misma y con tus hijos.
Si no amas a tu marido, déjalo, pero no para irte con el otro, sino para darte una oportunidad de ser honesta contigo misma y con tus hijos.