La Dra. Isabel

Aprende a ser más optimista

Cada mensaje o acción negativa que tú misma te mandes trata de apagar tus actitudes positivas.
Cada mensaje o acción negativa que tú misma te mandes trata de apagar tus actitudes positivas. el Nuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

La leo y escucho a diario y ahora soy yo la que necesito su consejo para poder afrontar un problema con el que he cargado toda mi vida. Soy una persona negativa, trato de superarlo, pero la negatividad es más fuerte que mi deseo de dejar de serlo. Ahora, siento que además mi forma de ser está afectando mi relación con mi hija. ¿Qué puedo hacer?

Querida amiga:

El tema es intenso y extenso. Voy a tratar de ofrecerte respuestas que te puedan servir de guía.

Tengo la creencia que dentro de cada uno de nosotros yace nuestra verdadera esencia, la chispa de vida y amor que se nos da a todos al nacer y que nos marca con cierta similitud y que después, con cada experiencia individual, establece lo que nos hace únicos en nuestra esencia.

Cada momento de tu vida, cada acto de amor, compasión y ternura hace que esa llamita de la individualidad se regenere, que brille más. Igualmente, cada mensaje o acción negativa trata de apagarla.

Por lo tanto, aquellos que tuvieron una familia con situaciones de amor y respeto crecerán siendo personas que confían, capaces de amar y recibir amor fácil y naturalmente. Por lo general, verán más fácil el camino para poder cumplir sus metas.

Para otros, los cuales recibieron más críticas que alabanzas, más palabras negativas que palabras de amor, esa llamita empieza a apagarse y aparecen los temores.

Tenemos que encontrar la forma de alimentar esa llama por medio de la búsqueda de algo mejor que lo que nuestra experiencia nos ha dado. Tenemos que desarrollar cualidades que nos ayuden en esa transformación. Hay que tener valor, optimismo, pasión por algo, gozo en el alma.

Muchas veces para obtener estas cualidades tenemos que pasar por situaciones que no son agradables, como por ejemplo, si queremos sentir pasión por algo, vamos a tener que arriesgarnos, sufrir ansiedad, temor y tristezas. Si queremos aprender a ser optimistas, tenemos que actuar como optimistas. El valiente no tiene que ser fuerte ni enfocarse en cuanto temor siente, sino en cuán seguro está de lo que quiere y de lo que busca y entonces podrá enfrentarse con valor a las circunstancias.

Podemos tomar como referencia que el mundo es como una pantalla de cine sobre la que proyectamos nuestros pensamientos y lo bueno es que podemos cambiar la película si cambiamos la forma negativa, catastrófica y paranoica de pensar.

Tenemos que incluir en esa película ideas, conceptos, pensamientos, sentimientos que nazcan del amor, ese sentimiento que busca paz, tranquilidad, el bien personal y el de todos.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios