La Dra. Isabel

Tu esposo debe controlar la situación

Hola, doctora Isabel:

Estoy pasando por momentos de depresión en mi matrimonio. Llevo casi 21 años casada y tengo una hija de 17 años, que vive con nosotros. Mi esposo presentó un reclamo de inmigración por su hijo de un matrimonio previo, que tiene 21 años. Él lleva ocho meses y medio viviendo con nosotros y siento que mi relación matrimonial se ha ido deteriorando.

Mi esposo y yo hemos tenido varias discusiones, porque cuando me acerco a él para hablarle de cualquier tema relacionado con algo que hace su hijo y que no está bien, o para darle alguna opinión al respecto, terminamos disgustados porque para él, nunca tengo razón. Desde que llegó el muchacho, lo he atendido como a un hijo más. Amo a mi esposo y no quisiera tener que llegar a la separación, pero sí noto que cada día me estoy alejando más de él. Quisiera me diera su opinión sobre lo que estoy pasando.

Muchas gracias.

Estimada amiga:

Es obvio que tener depresión te puede agudizar los sentimientos de duda y de sobrevigilancia. Estás haciendo lo correcto, estás tratando a su hijo correctamente. Pero él es el padre y él es quien tiene que ponerle disciplina. ¿Cuáles son los temas por los que discuten? ¿Es que el hijo no trabaja, es un vago, te falta el respeto? ¿Le falta el respeto a tu hija? Si es que él le está prestando mucha atención a su hijo, es porque quizás tenga sentimientos de culpa y tú debes entender eso. Si es por lo que mencioné anteriormente te diré que él tendrá que enfrentarse al hecho de que su hijo es vago, pues mientras tú se lo estés diciendo, él no lo verá. En lo que concierne al respeto, eso tienes que llevarlo tú, sin perder el control.

Le debes decir a tu esposo que vas a buscar ayuda para ti, pues no quieres destruir la relación de amor de pareja, y que de aquí en adelante su hijo y su crianza son responsabilidad de él y no tuya. Debes asistir a grupos de apoyo como los de Coda, ya que ese intercambio y las lecturas que allí se recomiendan te ayudarán a ver si quizás hay algo más que peleas por el hijo, como, por ejemplo, celos.

Las conversaciones con tu esposo deben ser sobre cosas más positivas y si cambias tu actitud con él, quizás él comience a ver las dificultades con su hijo, y tome el control de la situación.

Ponte un tiempo en tu mente, por ejemplo, de seis meses a un año, y si no ves cambios, por lo menos tú si has tratado de cambiar para llevar una vida con más paz.

Que Dios te guíe.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios