La Dra. Isabel

El amor es el antídoto del rencor

Toma conciencia de que las emociones negativas te enferman.
Toma conciencia de que las emociones negativas te enferman. el lNuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

Yo sé que usted siempre dice que uno no debe guardar rencor ni odio a otra persona. Soy una persona buena, siempre ayudo a los demás, pero una sobrina que traje de mi país, se ha convertido en mi peor enemiga.

La traje, la ayudé, le compré lo que necesitaba y hasta la hospedé, así y todo, me quiso quitar al novio que tenía, diciéndole mentiras y seduciéndolo. Ella lo llamó cuando estábamos separados y le dijo que yo estaba saliendo con alguien. Eso era mentira, él vino y me golpeó. Ahora, cuando la familia se reúne, qué hago, no la puedo ni ver. ¿Es posible liberarse de las emociones negativas?

Querida amiga:

Yo diría que esa sobrina te hizo un favor. Pues si por ella lo perdiste, y arriba de todo, él te entró a golpes, no me parece que él sea ningún tesorito. Comprendo estos sentimientos que tienes, pues ella se portó muy mal contigo. Por lo menos ya conoces que ella no es una persona de confiar y tú no tienes que continuar de la misma manera que antes. Lleva tu frente bien alta cuando vayas a las reuniones familiares, evita hablar con ella, aunque sí debes saludarla.

Preguntas si es posible liberarse de esas emociones, te contestaré: primero toma conciencia de que esas emociones negativas te enferman. Esta valoración no se basa en una distinción dogmática entre el bien y el mal, sino en el impacto que tiene la ira, el enojo en nuestra salud. No sólo la física, sino la mental.

Debes reconocer la razón por la qué te sientes así y quizás eso te ayude a buscar el antídoto a este virus de odio y rencor. Ese antídoto es el amor. Pues, demuestra compasión internamente cuando pienses en ella, inclusive, reza por ella. Nadie nace con esa naturaleza baja, piensa, no preguntes, el porqué ella se ha comportado así. Puede ser envidia, pues tú tienes y ella no. No necesitas juzgarla, sólo empieza a tener compasión por ella. No comentes con nadie sobre esto. Y si alguien te viene a hablar de ella, le dices que no necesitas esos comentarios. Cuando en tu corazón entre el deseo de perjudicarla, el antídoto será cambiarlo por el deseo de beneficiarla, puede ser con una oración por ella. Evita el contacto directo entre ustedes dos.

Cuando la veas, extiéndele tu mano con una sonrisa, ya que como dijo el filósofo Alain: "Un gesto excluye a otro, si usted tiende amigablemente la mano, eso excluye el puñetazo''. Rodéate de momentos buenos y de gente positiva, no dejes que nadie te venga con chismes y verás que podrás vencer este sentimiento.

Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios