La Dra. Isabel

Deben asistir a un consejero matrimonial

Mi esposa me contó una vez que la comadre, que es casada y el marido la trata como a una diosa, tiene dos amantes.
Mi esposa me contó una vez que la comadre, que es casada y el marido la trata como a una diosa, tiene dos amantes. el Nuevo Herald

Hola, doctora Isabel:

Tengo 51 años, estoy casado con una mujer de 34 y tengo un hijo de cuatro años con ella que es mi adoración. He pensado muchas veces en alejarme de esta mujer, pero no puedo por el niño. Ella tiene otro niño de 8 años de otra relación y lo quiero como a mi hijo. En agosto me casé con ella. El primer año de vivir juntos fue hermoso, era lo que siempre había deseado, pero, poco a poco, ella se volvió cada vez más fría, comenzó a encontrarme defectos y a cambiar hasta en la intimidad, se incomoda si la abrazo, si le pido un beso, si le pido que hagamos el amor.

Todo la incomoda o está cansada o le duele algo. Siento que no me ama o que nunca me amó, que fue puro interés, de papeles o quizás pensó que yo tenía mucho dinero. Soy supervisor en una fábrica hace 21 años y trabajo de noche. Ahora compré una casa de tres apartamentos y la puse a ella en la escritura, que por cierto ayudó mucho para su residencia. En uno de los apartamentos vive una comadre nuestra y ellas quieren estar siempre juntas. Ella me contó una vez que la comadre, que es casada y el marido la trata como a una diosa, tiene dos amantes. A mi esposa tampoco le gusta salir con los niños. Siempre tiene un pretexto, yo soy quien está siempre cuidando de ellos. Le he hablado mucho y le he pedido que se vaya, pero ella dice que me vaya yo y que tengo que pagar esa casa porque ella no puede económicamente. ¿Qué me aconseja?

Estimado amigo:

Al leer tu carta, siento tu decepción y al mismo tiempo tu frustración. Su comportamiento es el de una mujer que no ama a su esposo, ni quiere estar a su lado. Mi pregunta es si te has comportado de alguna manera por la cual ella siente resentimiento hacia ti. Por tu carta, creo que te has comportado como un hombre digno, que le ha dado a su esposa lo que un hombre que ama y confía en su mujer le daría. Al igual, entre líneas dejas ver que, al obtener su residencia, ella te ha echado a un lado. ¿De qué se queja? ¿Cuáles son tus defectos? ¿Puedes cambiar algo tú?

Tampoco comprendo esta convivencia continua con su comadre y si ella es como su refugio. Me pregunto adónde va ella, que no quiere salir con los niños. Comprendo que de vez en cuando una madre quiere tener la libertad de poder ir a una tienda sin tener que cargar con los hijos. Tu carta me da a entender que esto no va por un camino de unión, sino de desunión.

Te propongo que asistan a un consejero matrimonial, donde una persona objetiva pueda ayudarlos a ver sus diferencias, pero también las posibilidades de poder llevarse mejor.

Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios