Es difícil lidiar con la infidelidad y el engaño, pero es más difícil vivir con odio, rencor y venganza. Por tus hijos, deja ir esa relación.
Es difícil lidiar con la infidelidad y el engaño, pero es más difícil vivir con odio, rencor y venganza. Por tus hijos, deja ir esa relación. Archivo el Nuevo Herald
Es difícil lidiar con la infidelidad y el engaño, pero es más difícil vivir con odio, rencor y venganza. Por tus hijos, deja ir esa relación. Archivo el Nuevo Herald