La Dra. Isabel

Esmérate más y no hagas competencia con tu amigo

Hola, doctora Isabel:

Tengo 43 años, soy casada y tengo una hija de 13. Conseguí un trabajo como chef para una taberna irlandesa. Mi jefe necesitaba a una persona que dirigiera la cocina y le recomendé a un amigo, quien de inmediato empezó a trabajar. Ahora me siento mal porque ya mi jefe no me trata igual, mi amigo se ha robado el show. Es el tipo de persona que cuando sirve un plato se enfoca en ver cómo lo recibe el cliente. Es decir, se queda mirando para ver la reacción y eso me molesta, veo que le importa mucho exhibirse. Pero hay un problema más y es que es muy desorganizado, hace regueros en la cocina, cambia los sabores y la manera de cocinar.

Me molesta porque ha cambiado el orden que había, ya mi jefe lo ha corregido en muchas ocasiones sobre esto. Él sabe mucho de mi vida y de mi matrimonio y a veces me tira puyas sobre alguna situación que le había comentado y no me gusta eso. Discute por todo, no reconoce cuando se equivoca y asegura que no reconozco cuando me equivoco. Me siento mal porque soy muy orgullosa y no lo acepto como jefe. He pensado en dejar mi trabajo, pero ya mi jefe me ha dicho que va a abrir un turno diferente donde yo voy a trabajar como jefe de cocina de día, con otro ayudante. Hace una semana me senté con mi jefe para sembrar veneno de mi amigo. Esos comentarios me envenenaron a mí misma, desde entonces he sentido que soy mala, que estoy sucia y que no merece mi amigo ser traicionado así. ¿Qué me pasa, doctora? ¿Por qué actúo así?, no estoy de acuerdo con mis inmaduras e inseguras actitudes. Dios no quiere que seamos así. Déme un consejo, quiero ser mejor persona y superar la mala vida que tuve en el pasado, que me hace sentir odio y amor a la vez por una misma persona. Me pasa muy a menudo, incluso con mi propia hija y mi esposo, a veces los adoro otras les deseo la muerte y no los tolero. Gracias.

Hola, amiga:

Recuerda que fuiste tú la que decidiste recomendarlo. Si era tu amigo y lo conocías bien tienes que haberte dado cuenta de su manera de ser. El show de los chefs tiende a demostrar que hay mucha competencia. Con tu envidia demuestras debilidades, temores y la necesidad de ser reconocida. Bienvenida al mundo de la culinaria. La envidia te está acabando a ti, no a él, creo que la solución que tu jefe te propone sería la mejor, pues así no tendrías que compartir el show. Pero fíjate que él ha cambiado las recetas de manera que el jefe no está contento con eso.

Además, el reguero y desorden que él tiene en la cocina, ¿quién lo recoge? Quizás no seas la única que está sufriendo el comportamiento de este señor. El resentimiento es como un veneno, pero solo mata al que lo toma y creo que tú eres la que lo está ingiriendo. Mientras el otro trabajo se te da, enfócate en tu trabajo, mejora en aquellas cosas que crees que te destacarían, esmérate más que antes, no en competencia con él, sino contigo misma. Quizás, él entró en esta cocina, para que tú salieras de tu zona de confort y demostraras todos tus talentos. No te quejes más y verás que todo tomará su curso. Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios