La Dra. Isabel

No debes soportar más abusos

Hola, doctora Isabel:

Tengo 38 años y un niño de 7, quien es mi vida entera. nunca he ido a un psicólogo ni he hablado de mis problemas con nadie. Emigré a San Francisco California a los 21 años por amor. Estaba en la Universidad, a 6 meses de graduarme con honores, cuando mi novio me mandó a pedir con una visa K1. Dejé mi sueño truncado en mi país, pero al venir aquí he luchado contra corriente para seguir con mi educación aunque ya pasaron más de 10 años, pero aún sigo luchando. Quiero ser enfermera registrada. Y lo lograré.

Han sido 10 años de agonía con ese primer novio, mi primero en todo. Le había perdonado muchas infamias; estaba ciega, lloraba mucho pues mi madre me hace creer que debo respetar este matrimonio. Cuando vine a este país, este hombre le había dado donde vivir a mi segunda hermana (somos 5) él me confesó que estaba enamorado de ella mientras yo aun vivía en mi país. Ellos convivieron como amigos rentando juntos 2 años. La cuestioné a ella y dijo que nada había pasado, pero esto siempre lo dudé, pues al venir yo acá a vivir con ellos, él me despreciaba. No lo puedo olvidar. Cuando mi primer embarazo, él me obligó a un aborto, del segundo nació mi hijo, y también me dijo que abortara al tercero, por lo que me siento una asesina. Durante mi segundo embarazo él comenzó una relación con una ex de high school, esto me hirió mucho. Confronté a esa persona y a ella también le mentía. Pasé el embarazo muy mal, emocional y físicamente, me quería morir, nunca comía, y si lo hacía vomitaba esto durante los 9 meses. Así, con mi embarazo yo estudiaba inglés de noche después de mi full time/grocery store como cajera. Me mantenía ocupada para olvidarme del papá de mi hijo, pues aun lo amaba. Terminó yéndose del apartamento, me dejó sola con mi embarazo. Aun así yo le rogaba que no me dejara. Tenía miedo de estar sola y que algo algo le pasara a mi bebé. Él no tenía trabajo, me tocaba pagar renta y cuentas sola. Cuando mi hijo estaba naciendo apareció en el hospital. Desde entonces se ha convertido en un padre muy responsable, pero aunque ya pasaron 8 años, esto me hizo una mujer súper amargada. Y aunque no me puedo divorciar por motivos religiosos, no lo amo. Cada vez que lo veo, la cólera se apodera de mí, peleo por todo y lo maltrato. Nos separamos desde que mi hijo nació, pero mi hijo pasa más tiempo con su papá por causa de mi complicado horario, pues tengo dos trabajos. Empecé una relación hace 4 años con un hombre de México quien es un gran amor y me respeta; pero no confío en él. Siento que me engaña y no quiero vigilarlo. Él mismo me ha dicho que en su pasado ha sido infiel. Esto me duele mucho, y pienso que sí lo hace, pero no sé cómo comprobarlo. Mi hijo a veces me desprecia y me pregunta si quiero matar a su papá. Nosotros vivimos con su papá, pues este le da todas las comodidades al niño, tiene un buen salario, y yo me siento intrusa en esta casa. Mi padre no quiere a mi novio por la religión y me ha llamado prostituta. No sé qué hacer.

Estimada lectora:

¿Hay cosas que no me has contado? Si hay más que eso que relata una vida de inseguridad emocional, desprecio no solo por tu esposo sino también por tu padre, realmente solo te digo, que sí tienes que buscar ayuda, lo antes posible. Es obvio que si estas estudiando, que tienes dos trabajos, y que tratas de ser lo mejor que puedes, refleja que eres perseverante, y deseas que tu vida cambie.

No debes soportar más abusos de tu esposo. Ni de tu hijo. A tu hijo, trátalo con mucho cariño y despacio, aclárale que no tienes intención de matar a su padre. Pero pregúntale de dónde sacó esa idea. Creo que tu religión no permite tampoco que seas víctima de abuso emocional ni físico. Este es un hombre que te ha vejado y que posiblemente ha sido infiel, quizás hasta con tu hermana.

Creo que este no es momento de tener un novio. Es momento de sanarte tú, de independizarte y de buscar la posibilidad de la anulación de tu matrimonio. Conviértete en la mujer que sé que puedes ser. Busca ayuda de terapia, y la puedes encontrar hasta en las iglesias que tienen centros de consejería.

No sé si asistes a la iglesia, si tanto determina tu decisión de este matrimonio, debes de asistir y también buscar la salida de esto que no es un matrimonio. Toma las riendas de tu vida, deja de ser víctima. Asiste los programas de Coda en tu área.

Buena suerte.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios