La Dra. Isabel

Convence a tu nieta de que serás su apoyo

Hola, doctora Isabel:

Mi hija, estando mi esposa y yo en Cuba, se casó 2 veces y de cada esposo tuvo un hijo. Se separó y la vida no fue fácil, pues ambos padres desatendieron a los niños. Solo con mi ayuda y su empleo logró salir adelante. Estando yo en Estados Unidos, me informó de problemas con su madre, entonces accedí a permutar mi casa y le di una a ella a la que se fue a vivir con sus hijos. Con el tiempo, me informó que conoció a un hombre divorciado muy bueno. Yo lo conocí y vi que él había sufrido un engaño por parte de su anterior esposa. Se casaron y pasaron años felices, por lo que sus hijos se integraron al grupo familiar. La niña más pequeña tenía 2 años y para ella su padre fue ese, de ahí en adelante. El otro, aunque mayorcito, también le tomó cariño, al igual que su padrastro se encariñó con el.

Él mejoró en su trabajo hasta que el gobierno de Cuba decidió poner fin a trabajos por cuenta propia. Entonces, yo lo saqué a él de Cuba, vía México y después todos se reunieron finalmente aquí. Pero, al año de felicidad total, él decide ir a Cuba a ver a su hijo y a sus padres.

En ese viaje, se involucró emocionalmente con su ex mujer, de lo cual tuvo conocimiento mi hija, y se separó de él. Él se volvió a casar con su ex esposa y la reclamó. Él ha dejado de ser el buen padre que fue, ya no visita a la hija que crio y ella está destruida. Que Dios lo perdone por lo que la está haciendo sufrir.

Un abuelo desolado.

Estimado abuelo:

Tu historia la he escuchado antes y, desgraciadamente, el final es igual. Primero, te diré que me parece que esto fue un plan. Él encontró a alguien que le dio la mano, pues los manipuladores como él saben cómo convencer a los demás de su bondad, ganarse su confianza y cariño para luego saquearlos.

Este señor sabía lo que hacía, le diste la oportunidad allá y también lo lograste sacar del infierno. Sé que voy a sonar un poco incrédula de las virtudes que él podría haber tenido. Yo sé que él “se metió en el bolsillo” a la familia completa y ahora tiene lo que el planeó.

Que esta carta sirva de ejemplo a muchos con el corazón y la compasión tuya y que analicen bien las situaciones personales. Lo que puedes hacer como abuelo es querer a tu nieta, darle amor y enseñarle que esto es una lección más de la vida. Dile: “Tu abuelo está aquí hasta que Dios quiera, yo te daré el respaldo que necesitas de un padre”.

Hazla que estudie, que se prepare, que comprenda que cuando se tiene una carrera, no tiene que buscar a nadie que la mantenga, sino a un hombre que la ame, respete y la quiera de compañera. Esa es la labor que te toca. Así les hablo yo a mis nietas y a mis nietos. A ellos les digo que sepan que tienen que ser responsables, dignos y honestos. Comprendo que las situaciones en Cuba son trágicas, pero eso no justifica hacer lo que él hizo. Siento que hayas pasado por esto y elogio tus virtudes.

Que Dios te bendiga.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios