La Dra. Isabel

El camino al cambio es lento, pero mejor

Doctora Isabel:

Soy una mujer de 36 años muy enojada, de la mañana a la noche. No logro comunicación con nadie, pues dicen que soy insoportable. Lo más me duele es que quiero ser una persona dulce, pues en el fondo lo soy y tengo gran corazón.

Además, tengo un dulce ángel que es mi hija de 7 años y también la estoy perdiendo con mi amargura. Ayúdeme, por favor, lloro tanto y a veces tengo miedo.

Muchas gracias.

Hola amiga:

Siento tu dolor y tu propio rechazo. Por lo menos, ese es el primer paso para que se puedan dar cambios. Yo comenzaría por preguntarte ¿quién te hirió tanto? Por lo general, la amargura es producida por heridas recibidas que no hemos procesado y son “mal curadas”.

La amargura es un estado de aflicción, de disgusto. Muchos la consideran una aflicción del alma. Sus características son variadas y me gustaría que pudieras tú misma identificar esas que te tocan a ti:

- Eres, quizás, demasiado sensible, tiendes a estar a la defensiva.

- Tiendes a evitar conocer o intimidar con otras personas.

- Tienes poco interés en los demás, pero es porque no te es fácil confiar en otros.

- Tiendes a justificar tu estado y verte como víctima de otras personas.

Si todo esto se cumple contigo, sí te digo que tienes que buscar ayuda. Si no llegas a encontrar la razón de esa amargura y la procesas, te llenarás de resentimientos y te pondrás cada vez más aislada y amargada.

Me gustaría que, además de buscar ayuda, vayas a los grupos de Neuróticos Anónimos, pues basado en los 12 pasos, allí te ayudarán a encontrar la raíz del problema.

Hay dos tipos de personas que padecen este estado en el te encuentras. Unas que tienden a estar por encima de la amargura y sus sentimientos, pues no quieren sentirse humillados. Pero, hay otros que se regodean en su dolor, como una especie de autoflagelación del alma. En este caso, llegan a creer que ese sufrimiento los purifica. Esto ocurre con personas que tienden a ser religiosas.

Identifícate. Pero, más importante, busca ayuda, rodéate de personas positivas. Si puedes, busca clases de arte o música para que comiences a cambiar. Puede ser lento el camino, pero va a ser mucho mejor que el que llevas caminando. Avísales a tus familiares, que tú estás tratando de cambiar.

Buena suerte

Doctora Isabel

Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa radial se escucha por Univisión América de lunes a viernes de 1 a 2 p.m. Escriba sus cartas a su sitio web www. doctora isabel .net o a Univision Radio Network, 800 Doublas Rd., Annex Bldg. Suite 111, Coral Gables, 33134.

  Comentarios