La Dra. Isabel

Debes recurrir a tu esposo

Puedes ofrecerles a tus hijos que, en vez de tener las armas escondidas, se compren un armario para ponerlas, y que las llaves estén controladas por ti y su papá.
Puedes ofrecerles a tus hijos que, en vez de tener las armas escondidas, se compren un armario para ponerlas, y que las llaves estén controladas por ti y su papá. TNS

Hola, doctora Isabel:

La escucho en su programa de radio sobre el peligro de las armas en manos de jóvenes que puedan tener problemas de control de emociones. Ya estaba preocupada pero no sé qué hacer. Tengo un hijo de 21 y otro de 19. El de 21 era un niño modelo, sacaba buenas notas pero cuando entró al 11 grado, cambió. Se volvió iracundo, y todo lo disgusta en especial lo relacionado a mí.

Soñaba con ir a college, y como tenía buenas calificaciones, yo pensaba que eso era lo que ocurriría. Me he preocupado por la educación de mis hijos, y estuve siempre presente en todo lo relacionado a la escuela. Mi esposo solo era el proveedor y no se mete en esto.

Cambió tanto que a duras penas se graduó de high school, y me dijo rotundamente que no iba a college, que iría a trabajar con su padre, que es pintor y tiene su compañía. Le dije que lo pensara, que una educación de college es importante. No me escuchó, y comenzó a tratarme mal y hasta me dijo que se compraría un arma; le dije que no lo hiciera, que no se lo permitiría, me insultó, y se puso violento conmigo verbal y físicamente.

Se compró el arma aunque le dije que si la traía a la casa se la quitaría. El de 19 también tiene un arma, pero la tiene escondida. Ya no hay respeto, coge los carros cuando quiere; el mío, el de su padre, y ni dice cuándo regresa. Mi esposo me dice que no le pelee pero no sé qué hacer. Me siento frustrada y muy nerviosa.

Estimada madre:

Comprendo tu preocupación y no solo tu desaliento después de haberlos educado bien a los dos, y también tu temor de que se metan en problemas con su descontrol.

Yo también estoy preocupada por lo que relatas, pero no olvides que la primera conversación que tienes que tener es con tu esposo. Comprendo que quizás a él le conviene que su hijo le ayude. Pero pregúntale, con calma y comprensión, si no está preocupado por el comportamiento de sus hijos, y el hecho de que tengan armas. Háblale de todo lo que ha estado ocurriendo con estas. Y quizás él entienda mejor por qué se comportan así.

Te digo esto, porque si el hijo trabaja con él, a lo mejor en el tiempo que pasan juntos, ya sea manejando o trabajando, el muchacho le ha dicho algo que le ha pasado o cómo se siente. Puede ser significativo el hecho de que más o menos, según mis cálculos, los cambios de él ocurrieron entre los 16 y 17 años y puede ser que haya presentado un estado emocional elevado, puede ser depresión o algo más. Debes tratar de saber si él ha atravesado algún un problema amoroso, o en la escuela, donde puede haberse sentido acorralado o criticado y haya reaccionado con la impotencia que lo impulsó a comprar su arma.

Lo ideal sería que el padre y tú le explicaran que su comportamiento no es el correcto; y que hay reglas en la casa que él debe respetar. Que si algo le está pasando, ustedes pueden escucharlo y, si necesita ayuda, se la buscarían, pero que no puede continuar como va. Siempre tienes la opción, de darle un tiempo para que se independice. Lo que me preocupa es ese cambio tan notable, sin explicaciones. Como no me dices nada importante del de 19, me imagino que él solo sigue los pasos del hermano.

Puedes ofrecerles que, en vez de tenerlas escondidas, se compren un armario donde poner las armas, y que las llaves estén controladas por ti y su papá. Debes que poner fin a esta situación. Los instintos maternos no se deben ignorar.

Doctora Isabel.

La Dra. Isabel Gómez-Bassols es pedagoga y psicóloga. Su programa se puede escuchar de lunes a viernes, a la 1 p.m., Este, 10 a.m., Pacífico y a las 12 m., Centro, a través del sitio La Red Hispana.org Escriba sus cartas a su sitio web www.doctoraisabel.net. Sígala en Twitter: @DraIsabel.

  Comentarios