María Antonieta Collins

‘Oreo, Valentina y CJ, mis perros, escapan de mi casa y salen de paseo en pleno Viernes Negro’

Cuando rescaté a CJ, tenía apenas tres semanas de nacido.
Cuando rescaté a CJ, tenía apenas tres semanas de nacido. MA Collins

La llamada telefónica mientras estaba en las compras del Viernes Negro me heló la sangre. Es la pesadilla que ningún dueño de mascotas quiere escuchar. Me llamaba Lucy García, quien me ayuda con mis amados rescatados perrunos y gatunos.

“¡No hay perros! Vengo llegando a la casa y ¡no están!” No entiendo bien y le pregunto si habla de Oreo, Valentina y CJ…“Sí, ellos mismos. Vinieron los jardineros, abrieron las rejas y ellos se escaparon”.

Recuerdo haber sentido que la sangre se me helaba. Salí de la tienda espantada, corriendo para tratar de llegar a buscar a mis animalitos. Las imágenes de los pobres perritos siendo sacrificados porque los dueños no les ponen una identificación, hicieron que las lágrimas me salieran involuntarias. Lloro mientras recuerdo que a Oreo un callejero blanco y negro alguien lo arrolló y lo dejó tirado en una calle justo en las puertas de Univision Noticias y que lo metieron al lobby. Todos enamorados de él, sin embargo para la noche, ahí seguía sin que nadie hiciera el intento de llevárselo. Lo monté en mi auto y de inmediato Oreo –al que puse así por los colores de la galleta– se identificó conmigo. Iba feliz en camino a su nueva casa. La historia de CJ no es menos fortuita.

Lo encontré en una casa de drogadictos en las colinas de Ciudad Juárez. Tenía escasas tres semanas de nacido cuando le estaban pegando y lloraba. Lo rescatamos el camarógrafo Jorge Álvarez y yo. Lo cruzamos a El Paso y después voló en primera clase de ahí a Miami. Creció cobijado por mi adorada y fallecida Güera que muriera este año y quien se sentía su mamá y lo defendía. Pero es el más ladino de los tres, siempre desconfiando de todos.

Pensé en el tercero: Valentina mi última rescatada, la misma que vagaba muerta de hambre en la misa del Papa Francisco en Ecatepec, México cuando el periodista Enrique Acevedo y Mireya, su chofer en aquella cobertura decidieron rescatarla y no dejarla en el frío, el hambre y la miseria donde había nacido. La llevaron a la ciudad de México y después de que estaba muriendo de moquillo la trajeron ya sana a Miami. Güera acababa de morir y Valentina se convirtió en parte de mi casa. Yo quería que se llamara Panchita por el Papa, pero el auditorio del programa Primer Impacto decidió que se llamara Valentina y en seis meses estaba feliz en casa junto a sus nuevos hermanos.

El llanto no me dejaba manejar pensando en lo que les habría pasado y en lo que sería mi vida sin ellos, cuando de pronto, suena mi teléfono…

“Señora, ¿es de usted una perrita blanca y negra que ha llegado a mi casa y que tiene este teléfono?”

¡Mi corazón saltó de alegría! Me llamaba Jorge Acosta, alma caritativa y vecino a varias cuadras de mi casa. De inmediato le aclaré que no era perrita sino perro y que se llamaba Oreo. Lo entró a la casa para, de inmediato, decirme: “Señora, pero aquí acaba de llegar también un perro carmelita”. Le dije que no era perro sino perra y que se llamaba Valentina. Valentina y Oreo felices se quedaron junto a su nuevo amigo. De pronto el hombre me dice: “Señora, un momento que hay otro perrito, uno negrito, pero ese no se deja agarrar”. Le digo que se llama CJ y que seguramente fue al rescate de sus hermanos perros. Llamé de inmediato a Lucy García quien rápidamente llegó a casa de Jorge y Ana Acosta y recogió a los tres paseantes furtivos que regresaron felices a su casa.

Yo temblaba del susto. Pero ¿qué hizo que esta historia tuviera final feliz? Sin lugar a dudas que mis perros se cuidan unos a otros y no se separaron, pero también la mano amorosa de la familia Acosta y la “chapa que permitió a los generosos rescatistas, llamar al dueño para que los recogiera. Así que, si no quiere estar desesperado pensando en lo que sucede a su mascota que terminara seguramente muerta de tristeza por haberse perdido, recuerde que la clave está en la “chapa”.

mariaantonietacollins@yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios