María Antonieta Collins

Los propósitos de año nuevo, ¡son para hoy! Hoy es el día de comenzar a hacer ejercicios para estar en forma

‘Mi meta: seguir levantándome una hora más temprano para cumplir con mi meta diaria de 45 minutos de caminar fuerte antes de comenzar cualquier actividad’.
‘Mi meta: seguir levantándome una hora más temprano para cumplir con mi meta diaria de 45 minutos de caminar fuerte antes de comenzar cualquier actividad’. KRT

Me llama mi amiga la periodista Diana Montano para darme una noticia que la ha vuelto loca: debe ser que se sacó la loto –pienso para mis adentros– por el nivel de emoción de Montano.

“¿Ya viste? ¿Te has dado cuenta de lo que han logrado los videos que pones cada mañana?” Le respondo que no. Aunque ando de lo más activa en las redes sociales, porque he descubierto que Instagram de inmediato comunica a todos con todos. En realidad, comencé con algo que nunca imaginé: grabando con mi celular un pequeño comentario de 20 segundos mientras hago mi ejercicio diario, incluidos sábados y domingos. Y me ha sucedido lo que no hubiese pensado nunca: que existieran personas interesadas en verme caminar como loquita en mi trotadora y escucharme hablarles aunque fuera un breve mensaje. Para mi gran sorpresa, de pronto no fueron cientos, ni mil, sino cinco y hasta siete mil personas en un día viendo mi video.

¿Qué es lo que les muestro para que decidan seguirme viendo? Las cosas sencillas de la vida. Las que me dan resultados evidentes, con 83 libras menos desde hace casi tres años cuando me sometí a la cirugía de la manga gástrica.

Cuando me ven caminando y diciéndoles las cosas que pongo en práctica porque lo creo, como aquello de que la operación es solo el más valioso instrumento, pero que el cambio radica en cada persona y en el propósito de hacer las cosas todos los días, es cuando saben que nada de lo que les digo es mentira.

Muchas son las que me cuentan cómo ellas mismas u otros han fallado y quieren saber cómo lo logro, y entonces les digo la verdad, pero se las digo platicándoselo como a una amiga y mientras hago ejercicio. Esto del cambio de vida funciona excepcionalmente en esta época por la misma razón: es el tiempo en que el ser humano decide su renovación de acuerdo con el año que se inicia, aunque de decidirlo a hacerlo realidad hay un gran trecho.

Y me di cuenta con los videos matutinos que esa es la mayor necesidad: saber de viva voz e imagen, lo que puede funcionar en un problema que no solo es mío: ¿Por qué fallan los buenos propósitos de cada principio de año? La respuesta es sencilla: porque se hacen metas irreales.

Me dice alguien: “Yo he pedido al nuevo año que me ayude a adelgazar por lo menos 20 libras”. Me quedo boquiabierta al tiempo que le aclaro al personaje que el año nuevo no tiene nada que ver con su sobrepeso sino ella misma. ¿Qué tiene que ver el año nuevo con las bocas que se abren ante cualquier comida en cantidades para alimentar a un ejército? Dicho así ese es un propósito listo para fracasar. No me imagino al año nuevo como si fuera doctor con la medicina maravillosa que haga perder peso a todo aquel que se lo pida.

La otra socorrida petición es más o menos igual de absurda: “Que este año sí haga ejercicio”. ¡Ajá! Y ¿qué va a hacer el peticionario para cumplir la meta? “Ah, eso sí que no lo sé –me dice un iluso– yo solo estoy haciendo la petición para que se me cumpla”. Helloooooo!

Decido dejar eso a un lado para comenzar a hacer mi propia lista de resoluciones para el 2017, y encuentro con que es lo mismo de los últimos tres años: seguir levantándome una hora más temprano para cumplir con la meta diaria de por lo menos 45 minutos de caminar fuerte antes de comenzar cualquier actividad, y mantenerme por debajo de las 115 libras finales que tengo desde hace dos años. Así que nada: hoy es el día de comenzar a hacer ejercicio, de comenzar a adelgazar, de comenzar una nueva vida, no mañana.

mariaantonietacollins@yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios