María Antonieta Collins

El romero más caro de Sevilla, de manos de una gitana

La técnica de las gitanas para embaucar a los ingenuos es poner un ramito de romero en la mano para leer ‘la buena fortuna’.
La técnica de las gitanas para embaucar a los ingenuos es poner un ramito de romero en la mano para leer ‘la buena fortuna’. María A. Collins

A la llegada a la ciudad y en medio de las largas transmisiones con el equipo de Despierta America una de las recomendaciones de los sevillanos a sus visitantes era: “Fijaos bien en las gitanas rumanas que nos han invadido si se les acercan para ofrecer un ramito de romero. Lo hacen con maña pidiendo dinero para supuestamente leer la mano. Usan un poder de convencimiento para amenazar con miedo a la mala suerte a aquel que no les da dinero, y la gente termina siendo estafada. Cuidado con ellas y sus mañas para estafar a turistas ingenuos”.

La presentadora Karla Martínez y yo nos convertimos para los colegas que viajamos juntos, en una especie de Pepe Grillo, para evitar males.

La productora ejecutiva de las transmisiones, Luz María Doria, escuchaba aquello con atención, por lo que creímos haber hecho un buen trabajo, hasta que nos enteramos de que no fue así. Ella, su esposo y la productora Carmen Herrera salieron de paseo por la céntrica zona donde Univisión logró un sitio excepcional: la Plaza de San Francisco, con la catedral de fondo. Allí estaban cuando un par de gitanas rumanas, de esas que vagabundean por Europa sin que nada las detenga, se presentaron como hermanas y les atajaron el paso a los tres. Carmen Herrera, la otra productora, cuenta: “Una de ellas me puso un ramito de romero en la mano y empezó a leerme ‘la buena fortuna’. Un minuto después de contar algo que nada tenía que ver con mi vida me pidió dinero y le di cinco euros. Furiosa la otra dijo: ‘¡A mi hermana no se le dan cinco euros, como mínimo le tienes que dar diez!’ Sorprendida le dije que no, que no tenía más. Aquella mujer comenzó a maldecirme, pero le dije que no le daría más de cinco euros. Se fueron lanzando maldiciones que, sin lugar a dudas, me aterraron”.

En el caso de Luz María fue “robo en despoblado” similar en cuanto a forma, pero lo triste fue que aquellas estafadoras tuvieron más éxito en el botín.

Creíamos que les quitaron solo un billete de 50 euros abusando de la buena fe de ellos, porque cuando le pidieron dinero, Luz María siempre bondadosa le dijo a su esposo: “Pobres mujeres, se ve que lo necesitan, dales algo, por favor”. El esposo, que pensaba darles cinco o diez euros tenía encima un billete de 50 para cambiarlo, pero la pérfida agorera se lo arrebató de inmediato y salió corriendo, pero no era un billete, sino dos de 50. Lo peor fue que, además de quitarles dinero, les lanzaron maldiciones para amedrentarlos. Es decir, terminaron robados y humillados.

Mientras escuchábamos el relato, Franz Muñoz el maquillista parte del equipo les dio un tardío consejo para utilizar en contra de esta burda estafa: “Si ya te tienen en sus garras, y comienzan a maldecirte porque no te sacaron suficiente dinero, hay que darles de su propia medicina. Solo les dices: ‘¡Conmigo tú no puedes; soy hijo(a) de la Virgen de Regla que me protege! Créeme que le tienen un miedo tal que salen huyendo despavoridas porque con esa Virgen no quieren nada”.

El consejo de Franz llegó tarde para Doria, su esposo y Herrera, porque la perfidia del ser humano se aprovecha de las buenas almas que no creen que la maldad ronda hasta en Semana Santa. Cuando nos enteramos del atraco quedamos boquiabiertos porque nuestra advertencia no había surtido efecto ,y peor aún, ya que aquellas dos gitanas lograron un botín mayor.

Sin embargo, la historia tuvo revancha. Dos días después, el esposo de Luz María se volvió a topar con las estafadoras y, al no reconocerlo, le volvieron a pedir dinero, el generoso caballero les aclaró: “Me quitaste dinero, pero te salvó mi esposa. Por ella que es una muy buena persona no te denuncié a la policía. Así que agradece que ella te salvó, porque merecías un buen escarmiento”. Colofón: A un precio de 105 euros, ¡aquellas fueron las dos ramas de romero más caras de Sevilla!

mariaantonietacollins@yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios