María Antonieta Collins

¡La basura a su lugar!

El centro comercial más cercano a Tropical Park, lleno de restos de basura.
El centro comercial más cercano a Tropical Park, lleno de restos de basura. MA Collins

Los vecinos de Westchester en la zona cercana al Tropical Park enmudecimos hace unos días con algo inusual en el barrio. Verdaderos ejércitos nos invadieron. Se bajaban de sus autos, que parqueaban donde primero les gustaba, sin importar señalamientos, y hacían lo contrario a lo que en este país desde niños se inculca: respetar la casa de otros y, la basura va al basurero.

Así los vimos comer hamburguesas y, al terminar, hacer con la envoltura una pelota de papel y tirarla en plena calle. El colmo fue un auto donde en el interior comían plátanos. De pronto, frente a mí, abrieron la puerta trasera y sin más, ¡botaron en plena calle las cáscaras! ¿A quién reclamarle? Para nuestra desgracia, absolutamente a nadie. ¿A quién le daba vergüenza hacer tal cosa? A quienes lo hicieron obviamente no.

Eran verdaderas hordas que llegaron desde la madrugada a hacer largas colas para solicitar estampillas de comida, bajo el rubro de ser damnificados por el huracán Irma, algo para lo que el parque no estaba preparado, ¡ni mucho menos las calles de nuestro entorno!

Isabel Castillo, vecina hace 20 años de la zona estaba como todos: boquiabierta.

“Hace años que vivo aquí y nunca vimos algo parecido con ningún huracán que nos haya atacado. No hablo de que no se les dé la ayuda, no, sino de la actitud de las personas que han llegado hasta aquí, sin la menor consideración para con los demás”.

Aquellos damnificados cargaban sillas de playa, hieleras, hasta barbecues para preparar comida y pasar ahí las largas horas de espera. Solo que olvidaron algo importante que es asunto de civismo para cualquier familia: traer bolsas de basura para poner los deshechos de todo lo que durante más de ocho horas consumieron.

No estaban en el interior del parque donde hay basureros, sino que estaban formados en plena Bird Road, o peor aún, esperando por la familia para hacer el relevo, en las vías cercanas.

Aterrados vimos como aquéllos bebían agua, refresco o tomaban meriendas, ¡y sin más tiraban los envases vacíos en plena calle! Las fotos no mienten. Cuando finalmente el domingo por la tarde se terminó aquella odisea, para quienes vivimos respetando a los demás, es decir, no interrumpiendo la vida de otros, llegó el momento de la realidad.

La acera de la calle 40 y vías cercanas a nuestras casas, parecían el día después del concierto de una estrella de rock, con la diferencia de que aquí parecíamos un país de tercer mundo, no una ciudad de Estados Unidos.

No hubo voz que los conminara a la cordura. Ellos estaban solo con una cosa en mente: cobrar su dinero sin importar lo demás. Luz Sánchez una dependiente del centro comercial que alberga un popular supermercado y varias tiendas de departamentos sintetizó el sentir de miles de habitantes de la zona:

“¿Por qué organizaron eso en nuestro barrio? Aquí no había estacionamiento para esos miles que llegaban por cierto, en una gran mayoría, a pedir estampillas de comida a bordo de autos de una persona pobre, es decir un transportation, sino en vehículos caros. Pero en fin, esos son “otros veinte pesos” aquí el problema era que no les importaba pararse en las entradas de las casas, en el césped, en los parqueos del centro comercial donde permanecían todo el día, mientras los empleados y quienes tenían que hacer compras, no tenían sitio. ¿Por qué no hacerlo en un sitio como el de la Youth Fair, donde hay lugar para todos?”

Tampoco hubo político ni autoridad que respondiera a eso. El representante de Westchester no apareció. Aquí la lección es la que importa: no podemos olvidar lo que hemos aprendido. La basura va en su lugar, no donde mejor nos convenga, es decir en plena calle, no podemos ir pensando: “Comiendo mis dientes que me importan mis parientes”. Los niños no deben ver a sus padres y abuelos hacer esas cosas; con eso no les enseñan la menor consideración a sus semejantes.

mariaantonietacollins@yahoo.com

@CollinsOficial

  Comentarios