María Antonieta Collins

María Antonieta Collins: ‘Happy Fourth of July!’

Este año había planeado pasar un 4 de Julio como no lo había hecho en años: descansando, quizá en la playa, y yendo a varias fiestas para ver los fuegos artificiales por la noche y cantar el himno, que se siente hondo en el corazón en esta fecha, pero se me había olvidado un detalle: parte de julio la pasaría, así como pasé todo junio, cubriendo el Mundial de Fútbol en Brasil.

Mi cerebro entonces puso la fecha en pausa para no sentir nostalgia, hasta que mi amiga Laura García me mandó un mensaje a Recife. “Recuerda que tu columna sale dos días antes del 4 de Julio para que escribas algo, aunque yo sé que el tema es trillado”.

¿Trillado?, respondí. ¡Qué va! Con las ganas que dan aquí de gritar a los cuatro vientos que se tiene el país de sangre, y que hay que agradecerle tanto a Estados Unidos que nos ha dado otra vida. Pensando en escribir sobre eso, hablé en un estadio con una chica que no tendría más de 22 o 23 años, que apoyaba al equipo de Estados Unidos. Venía con otros más desde Miami y vestía como Lady Liberty, y lo que me dijo me dejó impresionada.

“Yo vengo a apoyar al equipo de todos, ¡a USA! ¿Sabe por qué? Porque es el país que me ha dado una oportunidad que no hubiera tenido en ningún otro lado. Llegué pequeñita con mis padres y 20 años después entiendo la grandeza de nuestro país, donde todos podemos hacer realidad nuestros sueños”. A ella le siguió otro joven más.

“USA es mi equipo. Nací en USA y estoy orgulloso de lo que la selección ha logrado, un equipo en el que hay dos hispanos y cinco germanoamericanos, que nos dan la razón de pensar en que todo se puede lograr”.

Confieso que al oírlos se me hizo un nudo en la garganta por el orgullo y la emoción.

Alguien me pregunta si cuando viajo a un sitio peligroso uso, por la doble ciudadanía, el pasaporte mexicano, ya que hay países donde ser estadounidense es un riesgo. No, a dondequiera que viajo lo hago con mi pasaporte estadounidense porque no hacerlo sería ser oportunista. ¿Usarlo para lo seguro y negarlo cuando las cosas no lo son? Eso sería deleznable. Lo utilizo siempre, orgullosa de ser parte de la letra del himno que habla de la tierra de la gente libre y de la casa de los valientes, del país que nos abrió los brazos.

De otra forma, ¿cómo explicar que a los 62 años, cuando en cualquier otro país ya no habría trabajo porque me consideran vieja, aquí sigo haciendo aquello que tanto amo?

Por esto y por tantas cosas más es que me ataca la nostalgia anticipada por el Día de la Independencia, y a la distancia doy las gracias por ser ciudadana de esta gran nación. Desde Brasil ¡Happy Fourth of July!• 

  Comentarios