Esta niña tiene convulsiones que amenazan su vida. Su único apoyo son su mamá y sus dos hermanas pequeñas.

Cada vez que la enfermedad la golpea - a veces mientras está de pie, y cae al suelo repentinamente - el reloj comienza de nuevo. Usa un casco rosado todo el tiempo porque nunca sabe en qué momento va sucumbir de nuevo.