Wish Book

DONE aquí al Wishbook: Humilde familia lucha por un sueño a pesar de las necesidades

Elsa Petit y sus hijos Jaime y Sara Padilla en su casa móvil en el noroeste de Miami. La familia necesita ayuda para reparar la vivienda y nuevos equipos eléctricos.
Elsa Petit y sus hijos Jaime y Sara Padilla en su casa móvil en el noroeste de Miami. La familia necesita ayuda para reparar la vivienda y nuevos equipos eléctricos. dsantiago@elnuevoherald.com

La casa móvil de Elsa Petit y sus hijos Sara y Jaime Padilla, en un barrio humilde del noroeste de Miami, le queda chica a los grandes sueños de esta familia.

Sara, de 14 años, y Jaime, de 12, quieren ser agentes especiales del Buró de Federal de Investigaciones (FBI), para “resolver casos complicados” y “ayudar a la gente”.


Y la cosa es en serio. Para lograr esa meta, los chicos han trazado un plan: Sara es miembro del programa de entrenamiento de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, Junior Reserve Officers’ Training Corp (JROTC) en su escuela secundaria, Booker T. Washington. La chica cursa el noveno grado y cuando se gradúe quiere estudiar criminología y leyes en la Universidad de Florida.

Cumple un deseo. Haz la diferencia.

Cómo ayudar: WishBook está tratando de ayudar a esta familia y a cientos de personas con necesidades este año. Para donar, puede hacerlo de manera segura en: MiamiHerald.com/wishbook.

Jaime, un estudiante de séptimo grado de Horace Mann Middle School, es miembro de los Boy Scouts y aspira a ir a la universidad de Harvard, “porque para estar en el FBI hay que ir a una escuela buena”, dice con mucha seguridad.


Parada al lado de un refrigerador que funciona de vez en cuando, en la pequeña cocina de su casa, cuyos destartalados gabinetes apenas pueden sostener el fregadero, Elsa escucha a sus hijos y sonríe.

“Sí, Jaime, pero recuerda que para ir a Harvard y después al FBI hay que mejorar las calificaciones”, advierte a su hijo. Todos sueltan una carcajada y Jaime, entre dientes, dice “I know, I know (ya lo sé)”.


La inspiración de los hermanos Padilla de un día convertirse en agentes federales es la serie televisiva Criminal Minds, que, en su tiempo libre, ven en un televisor viejo, al que ya se le cayeron algunos botones y no tiene control remoto. Hablan en detalle de los capítulos del show, y entre ellos comparan qué cualidades tienen en común con los personajes.

Elsa, una madre soltera, se preocupa por proveer para que sus hijos tengan tiempo de soñar y estudiar para alcanzar sus metas. Pero lo poco que gana limpiando casas y lavando ropa no da para mucho.


“A veces me pregunto cómo hemos sobrevivido, porque nos hemos visto en situaciones apretadas”, cuenta Elsa, quien enmigró de Honduras en 1998. “La ayuda que tenemos es de Dios”.

La familia necesita una estufa y refrigerador nuevo. El que tienen ya no congela. Además, necesitan cambiar la lavadora y secadora viejas que mantienen en el porche de la casa móvil, porque no hay espacio adentro.

La vivienda es de dos cuartos, pero Elsa tuvo que cerrar uno de ellos mientras ahorra el dinero para repararlo. La casa es vieja, y poco a poco le han ido arreglando las paredes y el techo.

“Estaba que le dabas un golpe y se caía”, cuenta Elsa, mientras muestra orgullosa las dos paredes nuevas a medio pintar. “Tuve que usar todo lo que tenía en las reparaciones”.


Por ahora ella, Sara y Jaime duermen en un solo cuarto. Los chicos comparten una cama. Pero el colchón que le donaron hace unos cuantos años ya está viejo, y les gustaría recibir uno nuevo.

En las paredes del cuarto, hay colgados dibujos de Jaime, a quien le gusta pintar, y las calificaciones y reconocimientos de Sara, quien mantiene altos grados en la escuela.


Los gastos de los arreglos en la casa dejaron a Elsa corta de dinero, y este año no pudo pagar el seguro ni renovar la matrícula de su viejo automóvil. Ha sido más difícil llevar a los niños a sus actividades, como algunos eventos de Boy Scouts de Jaime.

“Voy a volver cuando mi mamá arregle lo del carro”, dice el muchacho, ilusionado.


Pero siempre hay quien les tienda una mano, como compañeros de la iglesia que se ofrecen a recogerlos para ir hasta Hialeah a los servicios. Cuando no podían pagar los $160 para un paseo de Sara a Orlando, les ayudaron en la escuela. El grupo de Boy Scouts cubrió los gastos de Jaime, luego de que el chico fuera “el vendedor del mes” envolviendo regalos en el Dolphin Mall con el grupo, hace un año.

“Esta familia merece la ayuda, porque luchan todos los días para salir adelante. Lo hacen con humildad y nunca los he visto quejarse de nada”, dijo Chris Jeong, especialista de la organización Big Brothers Big Sisters del Gran Miami, quien nominó a la familia para el Wish Book. “Recibir los regalos les cambiaría la vida drásticamente, porque siendo realistas esas cosas no están a su alcance, no las podrían pagar. Casi todos sus electrodomésticos están fallando”.

Big Brothers Big Sisters es un programa que parea a niños y adolescentes con mentores profesionales. La meta es que los niños tengan un adulto que les sirva de guía y modelo a seguir y que vele por sus intereses.

Jeong recuerda cuando hace seis años Elsa llegó a la organización buscando ayuda con las tareas de sus hijos.

“Es una madre incansable, que siempre busca involucrar a sus hijos con tal de que obtengan lo mejor del programa”, dijo Jeong.

Elsa dijo que el programa es de gran beneficio para su familia, ya que además de ayudar a sus hijos con las tareas, sus mentores los llevan a eventos deportivos y culturales.

“Me conviene porque sus big brother y big sister hacen con ellos las cosas que yo no puedo hacer”, dijo. “Se me hace imposible darles regalos, salir a comer con ellos, llevarlos a cualquier lugar. Gracias a Dios que ellos entienden”.

A pesar de las dificultades, Elsa espera que los sueños de sus hijos “sean las alas” que los lleven a un futuro mejor. Para Sara y Jaime ese futuro significa, más allá de sus exitosas carreras con el FBI, un hogar para su madre.

So nuestro plan es, Jaime y yo queremos hacer una casa para los tres, de tres plantas, la primera de mi mamá…”, cuenta Sara.

“¡La segunda de Sara, y la tercera de Jaime!”, gritan su madre y su hermano, completando la oración de Sara. Ese es su gran sueños y los tres se lo saben de memoria.

Siga a Brenda Medina en Twitter: @BrendaMedinar

Cómo ayudar

Wish Book trata de ayudar a cientos de familias necesitadas este año. Para donar, pague de manera segura en MiamiHerald.com/wishbook. Para hacerlo con el teléfono móvil, envíe un texto con el mensaje WISH a 41444. Para información, llame a 305-376-2906 o envíe email a wishbook @MiamiHerald.com. (Los artículos más solicitados: computadoras portátiles y tablets para uso escolar, muebles y furgonetas o vans accessibles.) Lea más en MiamiHerald.com/wishbook

  Comentarios