Wish Book

Madre necesita una laptop para la educación de sus hijos

Leslie Miranda con sus hijas Gabriela y Mia en su casa en Miami. Ella tiene que llevar a sus hijos a la biblioteca para que hagan las tareas.
Leslie Miranda con sus hijas Gabriela y Mia en su casa en Miami. Ella tiene que llevar a sus hijos a la biblioteca para que hagan las tareas. el Nuevo Herald

Leslie Miranda es una madre soltera que varios días a la semana tiene que conducir hasta la South Dade Regional Library, la biblioteca más cercana a su casa, y esperar horas sentada en su auto mientras que sus hijos terminan las tareas escolares.

Su historia podría resultar familiar para muchas madres. Pero, para Miranda es una tarea difícil de cumplir. Es inválida, se mueve en una silla de ruedas y puede conducir gracias a un sistema colocado en el timón de su Chevrolet Minivan, el cual le permite manejar el vehículo sólo con las manos.

“No puedo manejar sola, siempre tiene que ir alguien para ayudarme a subir y bajar, también para hacer las compras en el supermercado”, dice la madre, de 42 años, nacida en Puerto Rico, quien perdió la movilidad de sus piernas como consecuencia del impacto en la espalda de una bala perdida.

Años después, Miranda ha logrado rehacer su vida en Miami, junto con tres de sus cuatro hijos, sin perder la esperanza de mejorar su condición física y con el ánimo de ayudar a sus hijos a educarse para tener un futuro mejor. Vive de una pensión del seguro social, que prácticamente le alcanza para pagar la renta. Las compras de alimentos las paga con las estampillas que le asigna el gobierno.

“El seguro social me da $1,000 al mes, la renta me cuesta $830. La comida la pagamos con las estampillas, pero además hay que pagar los servicios”, indica de las responsabilidades que tiene cada mes.

Aparte de la dificultad para pagar la totalidad de las cuentas, la inquieta que este año escolar, ella tampoco ha podido reunir para comprar una herramienta tan esencial para la educación de sus hijos, como una laptop. Considera que tener una los ayudaría mucho con sus tareas y a ella le evitaría muchos viajes hasta la biblioteca.

“Leslie pasa por muchas dificultades económicas, tampoco tiene dinero para comprarles a sus hijos ropa, útiles escolares, ni una cena de Navidad”, destacó Lissete Puig, la trabajadora social, de Miami-Dade County Disability Services, quien atiende su caso.

Miranda se mudó de Puerto Rico a Miami en el 2006 para buscar tratamiento para la lesión en la espalda. Durante un año recibió tratamiento en el Health South Rehabilitation Hospital of Miami y, en la actualidad, recibe terapia una vez al mes en su casa.

Miranda estudió artes y ciencias, con especialización en comunicaciones, en la American University of Puerto Rico, pero nunca puso en práctica su profesión para trabajar a tiempo completo en el negocio del que ella y su esposo eran propietarios en San Juan.

“Teníamos un bar-pub, que incluía restaurante y música en vivo”, recordó Miranda, del lugar donde sucedió el incidente que marcó su vida en el 2003.

“Una noche, uno de los clientes, que estaba huyendo, se escondió en el bar, sin que nosotros nos diéramos cuenta. Pero, hasta allí lo alcanzaron sus perseguidores y desataron una balacera. Yo estaba ahí, traté de escapar, pero me alcanzaron dos balas, una de ellas me dejó inválida”, narró Miranda.

Con una vida diferente en Miami, Miranda cumple con sus responsabilidades como madre soltera. Cuida de sus hijos, Louisander, de 18, quien estudia en Miami Southridge High School, Gabriela, de 11, en Cutler Ridge Middle School y Mia, de tres años, quien se queda con ella en casa. Weslie, el mayor, de 21 años, estudia arquitectura en la Universidad de Puerto Rico.

“He aprendido a desenvolverme sola en las tareas del hogar y con los cuidados de la niña menor”, dice.

Cada cierto tiempo, trabajadores sociales la visitan para ayudarla en las tareas más difíciles, como bañarse. “Pero tengo que resolver sola, están cortos de personal y cada vez vienen menos”, comenta la madre, que tiene esperanzas esta Navidad de empezar por resolver algo básico, con una laptop para las tareas de sus hijos.

Cómo ayudar

Este año Wish Book está tratando de ayudar a cientos de familias necesitadas.

Para donar, haga su donación de una forma segura en MiamiHerald.com/wishbook

Si quiere donar a través de su celular, envíe un ‘text’ con la palabra WISH al 41444

Información, llame (305) 376-2906 o envíe un correo electrónico a wishbook@MiamiHerald.com

Artículos que se necesitan laptops y tabletas para utilizar en la escuela, muebles, camión para impedidos (accessible vans)

Busque más información en elnuevoherald.com/wish-book-es

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios