Venezuela

‘No van a seguir chuleando’: Guaidó busca suspender el envío de petróleo a Cuba

Guaidó anuncia suspensión inmediata de los envíos de petróleo a Cuba

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, anunció en la Asamblea Nacional el 11 de marzo de 2019 que suspenderá los envíos de petróleo a Cuba con efecto inmediato.
Up Next
El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, anunció en la Asamblea Nacional el 11 de marzo de 2019 que suspenderá los envíos de petróleo a Cuba con efecto inmediato.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, introdujo el lunes ante la Asamblea Nacional una resolución que contempla la inmediata suspensión de los envíos de petróleo a Cuba y dijo que solicitará la ayuda de otros países para hacer cumplir la medida.

“Hemos solicitado y decretado no más envío de petróleo a Cuba. No se van a seguir chuleando el dinero del pueblo de Venezuela”, dijo Guaidó al introducir ante la Asamblea la medida, que forma parte de la declaración de Estado de Alarma que debe emitirse para atender la emergencia eléctrica que mantiene a millones de venezolanos sin el servicio eléctrico.

“No vamos a seguir permitiendo que nuestra gente pase hambre, mientras se roban el dinero de Venezuela. No más petróleo a Cuba, y además, solicitamos la cooperación internacional para hacer efectiva esta medida; para hacer efectiva la no entrega de nuestro petróleo, del pueblo de Venezuela, que lo necesita urgentemente para atender esta alerta y esta emergencia nacional”, dijo Guaidó.

El presidente interino, reconocido por más de 50 países como el legítimo jefe de Estado de Venezuela, agregó que el crudo venezolano está siendo entregado a Cuba para compensar por los servicios de inteligencia que recibe Maduro, y que es hora de poner fin a la práctica.

Pese a los graves problemas económicos que atraviesa el país sudamericano, el régimen de Maduro continúa subsidiando a su aliado de La Habana con envíos regulares de crudo que suman actualmente unos 50,000 barriles diarios.

La decisión de suspender el suministro de crudo forma parte de la declaración de emergencia, aprobada en la tarde del lunes por la Asamblea Nacional, para atender la emergencia que ha dejado a millones de venezolanos sin agua y sin electricidad en los últimos cuatro días.

Venezuela sufre desde el pasado jueves un fallo del servicio eléctrico que todavía afecta a gran parte del país, y que, según el régimen de Nicolás Maduro, ocurrió luego de un “ataque cibernético” a la central hidroeléctrica de Guri, que abastece a cerca del 70por ciento del territorio.

Además de proponer la adopción de métodos de ahorro de combustible, incluyendo el fin del suministro de petróleo a Cuba, la medida también hace un llamado a las Fuerzas Armadas para que refuercen la seguridad de las instalaciones eléctricas del país.

Venezuela ha destinado decenas de miles de millones de dólares en subsidios petroleros a Cuba a través de tratados de colaboración firmados inicialmente por los fallecidos gobernantes Fidel Castro y Hugo Chávez.

Bajo los términos de los acuerdos, a cambio de recibir el petróleo Cuba debía suministrar servicios médicos a través de personal de la salud que la isla enviaba al país sudamericano.

Pero el principal aporte del régimen de La Habana al de Caracas han sido los servicios de sus agentes de inteligencia, los cuales han mantenido la vigilancia sobre las fuerzas armadas venezolanas, advirtiéndole a Chávez -y luego a Maduro- sobre cualquier riesgo de golpe de Estado.

El suministro de crudo, sin embargo, se ha vuelto una carga pesada para el régimen de Maduro ante el gradual deterioro de la producción petrolera, que ha caído del nivel de 3.2 millones de barriles diarios cuando Chávez llegó al poder a los actuales 1.1 millones. El subsidio a Cuba también ha bajado con el trancurso del tiempo desde un nivel máximo de 120,000 barriles diarios.

Cuba responde

El régimen de La Habana se pronunció en la tarde del viernes, desmintiendo que estuviera interfiriendo en los asuntos internos de Venezuela o que estuviese de alguna manera involucrado en el control de las Fuerzas Armadas.

“Cuba no interviene en los asuntos internos de Venezuela, como Venezuela no interviene en los de Cuba”, dijo el régimen a través de un comunicado divulgado por su cancillería.

“Es totalmente falso que Cuba esté participando en operaciones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana o los servicios de Seguridad. Se trata de una calumnia difundida deliberadamente por el Gobierno de los Estados Unidos”, resaltó el comunicado.

El régimen de La Habana añadió que la presencia cubana en Venezuela ha estado limitada a la prestación de servicios médicos y sociales a través de un programa que ha salvado cientos de miles de vidas.

“El impacto acumulado en Venezuela de esa cooperación, por solo citar unos datos, ayudó a salvar 1,473,117 vidas, a realizar 717,029,310 exámenes de diagnóstico médico, a dar atención oftalmológica a 62,031,309 personas, a administrar 12,915,648 de vacunas contra el sarampión y la tuberculosis, a lo que se puede sumar 3,095,546 de alfabetizados”, aseguró.

Hasta el momento, el régimen de Maduro se ha visto incapacitado para restaurar por completo el servicio eléctrico, cuya interrupción afecta a Caracas y 22 de los 23 estados del país.

Al menos 21 muertos por el apagón

La falta de electricidad ha dejado un saldo de al menos 21 muertos en el país, todos ellos pacientes de hospitales que no pudieron ser tratados adecuadamente. La ONG Codevida reportó que unos 15 de ellos se trataban de enfermos con problemas renales que murieron por falta de diálisis.

El régimen, sin embargo, sostiene que no hay fallecidos.

La interrupción también está generando serios problemas al grueso de la población, y millones están sin acceso al suministro de agua, a dinero para poder comprar alimentos y sin manera de comunicarse con sus seres queridos.

La gran mayoría de negocios mantienen sus puertas cerradas.

El proceso hiperinflacionario por el que atraviesa el país ha hecho impráctico el uso de efectivo para ir de compras. Por lo general las personas adquieren productos a través de transferencias electrónicas. Pero este tipo de operaciones no pueden realizarse sin electricidad.

Algunos productos, que debido a la crisis están ahora entre los de más demanda (como el agua y el hielo), pueden comprarse en la calle, pero a cambio de dólares. En otra demostración de la creciente desesperación de la población, el país registró una serie de saqueos el fin de semana en distintas ciudades, incluyendo Caracas.

El régimen atribuyó la crisis a un ataque cibernético que, según alega, impactó las operaciones de la represa de Guri, que genera cerca del 70 por ciento de la electricidad del país.

Los expertos, sin embargo, llevan años advirtiendo que la falta de inversiones en el mantenimiento de las instalaciones y la corrupción vinculada al régimen han estado desmoronando la sostenibilidad del sector.

Guaidó coincidió, y tras reportar que la falla se debió inicialmente a un incendio de vegetación que afectó las torres de transmisión de la hidroeléctrica, agregó que la prolongación de la falla eléctrica se debió a la falta de mantenimiento e inversiones y por la corrupción.

“No podemos acostumbrarnos a la emergencia. No le vamos a dar las gracias a unos ladrones por devolvernos la normalidad. Señores de la Fuerza Armada: Es el momento, no hay más”, dijo Guaidó, quien trata de romper el principal sostén de Maduro, los militares.

Este artículo fue complementado con los servicios cablegráficos de el Nuevo Herald.

Galardonado periodista con más de 30 años de experiencia, especializado en la cobertura de temas sobre Venezuela. Amante de la historia y la literatura.


  Comentarios