Deportes

Reto de Rigondeaux a Santa Cruz incluye un $1 millón para forzar un combate

GUILLERMO RIGONDEAUX al triunfar en Osaka el 31 de diciembre ante Hisashi Amagasa.
GUILLERMO RIGONDEAUX al triunfar en Osaka el 31 de diciembre ante Hisashi Amagasa. Getty Images

Guillermo Rigondeux no es una persona que se canse rápido y menos cuando se trate de boxeo, pero el campeón cubano viajó este viernes a Las Vegas para hacer el último intento de convencer a Leo Santa Cruz de que el camino hacia la gloria pasa por arrebatarle sus dos títulos en las 122 libras.

Santa Cruz (28-0-1, 22 KO) defenderá este sábado en la Ciudad del Pecado su faja del Consejo Mundial del Boxeo ante el casi desconocido Jesús Ruiz (33-5-5, 22 KO), una defensa que no le reportará ningún beneficio salvo el de tener asegurada su corona sin muchos sobresaltos.

Tanto es el interés de Caribe en efectuar la pelea entre Rigondeaux y Santa Cruz que le ofrecerán una bolsa garantizada de $1 millón para ver si finalmente el mexicano se decide a unificar los títulos del peso súper gallo.

“Vamos a ir para mirar frente a frente a Santa Cruz y decirle que no puede evadir más a Rigondeaux’’, expresó Boris Arencibia, presidente de Caribe Promotions. “Con todo el respeto del mundo, pero con firmeza, le dejaremos saber que un verdadero campeón no rechaza el reto de otro verdadero campeón’’.

Rigondeaux, reconocido como el número uno del planeta en las 122 libras por la prestigiosa revista The Ring Magazine, posee las coronas otorgadas por la Asociación Mundial (AMB) y la Organización Mundial (OMB), y desde hace un buen rato viene mencionando el nombre de Santa Cruz como si principal objetivo.

Sin embargo, sólo recientemente es que Santa Cruz ha reconocido las intenciones del doble campeón olímpico y en vez de aceptar el pedido del cubano, tiene como preferencia a otros rivales como Carl Frampton o Scott Quigg.

“Ya ni sé cuántas veces les he pedido a los mejores de mi división que digan sí a combatir conmigo’’, indicó Rigondeaux. “Santa Cruz es uno que dice que tenerme miedo, pero tampoco da un paso en la dirección correcta hacia una pelea entre los dos. Todo es de boca hacia fuera’’.

El plan de Caribe es posicionar a Guillermo lo más cerca posible del cuadrilátero y aprovechar un momento propicio, luego de que Santa Cruz despache a Ruiz, para confrontarlo y aprovechar la presencia de las cámaras de la cadena SHOWTIME y del resto de la prensa reunida.

Algo similar fue puesto en práctica por Yuriorkis Gamboa y su equipo –básicamente 50 Cent- cuando retaron en el Madison Square Garden a principios del 2014 al conocido Mikey García, aunque la pelea nunca tuvo lugar por problemas legales del púgil de Oxnard, California.

De manera diferente, pero con mejor resultado, logró Richard Abril al ocupar el espacio dejado por Gamboa durante una conferencia de prensa en la cual sacó de paso a Brandon Ríos, al punto que ambos subieron al ring en abril del 2012 en Las Vegas.

Rigondeaux, que el 31 de diciembre derrotó en una pelea muy animada a Hisashi Amagasa en Osaka, Japón, no espera mucho de Santa Cruz, pero al menos quiere dejar en claro que si el choque no se produce no es por su culpa.

Como si fuera poco, Caribe ha constatado el interés de Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial, en impulsar un choque entre ambos púgiles.

“Eso es lo que más buscamos, que el mundo sepa de nuestro interés’’, recalcó Arencibia. “Y también queremos que vean la reacción de Santa Cruz. Queremos que observen la reacción de quien se dice un campeón cuando otro campeón lo confronta’’.

  Comentarios