Béisbol

Muere el legendario periodista cubano Gonzalo López Silvero

EL PERIODISTA cubano Gonzalo López Silvero con el astro del fútbol mundial, el brasileño Pelé.
EL PERIODISTA cubano Gonzalo López Silvero con el astro del fútbol mundial, el brasileño Pelé.

El narrador y comentarista deportivo cubano, Gonzalo López Silvero, que vivió y trabajó durante más de tres décadas en Venezuela, murió de un paro respiratorio el pasado martes 10 de marzo en Miami. Tenía 85 años de edad.

Su hija, Madeleine López Silvero, confirmó la información vía telefónica al diario El Nuevo Herald.

Gonzalo nació en La Habana, Cuba, el 24 de enero de 1930. Estudió derecho en la Universidad, pero no ejerció esta profesión debido al cierre del plantel estudiantil por razones políticas en la década del cincuenta del pasado siglo.

Se inició como comentarista y narrador deportivo en Radio Reloj y luego lo hizo en la CMQ, en la capital cubana. En sus inicios compartió con dos grandes del micrófono, Rafael “Felo” Ramírez y Bobby Salamanca. Fue comentarista de los Cuban Sugar Kings y gerente del Club Elefantes de Cienfuegos.

Con Ramírez, miembro actual del Salón de la Fama en Cooperstown, volvió a encontrarse en la Liga de Béisbol Profesional de Venezuela, cuando el bayamés era el narrador principal del Magallanes.

Emigró a Puerto Rico en 1960 donde trabajó en Telemundo y Periódico El Mundo, así como en publicidad.

En 1973 se trasladó a Venezuela donde estuvo durante más de 30 años para ganarse la admiración de millones de venezolanos a través de la pantalla de Venevisión donde fue Jefe de Deportes y narrador deportivo, cosechando varios premios por su trabajo.

Los fanáticos venezolanos lo recuerdan por su labor en Deportivas Venevisión al lado del narrador Delio Amado León. En esta cadena fue comentarista en partidos de Grandes Ligas, boxeo, Juegos Olímpicos y Mundiales de Fútbol. También compartió labores con otros dos excelentes locutores: Carlitos González y Mario Dubois.

En 1981, fue enviado especial de Venevisión al concurso Miss Universo 1981, ganado por Irene Sáez. En el periodismo fue una figura polifacética, pero el béisbol y el boxeo fueron los deportes que llevaron a la fama al antillano.

En 1998 formó parte del equipo de narradores y comentaristas deportivos de RCTV, que trabajó en la transmisión de la Copa Mundial de Fútbol de 1998, en Francia.

Por más de tres décadas en la pelota venezolana perteneció a los circuitos radiales de los Navegantes de Magallanes, Leones de Caracas y Tiburones de La Guaira.

En 1998 comenzó a vivir en Miami, donde ocupó el puesto de supervisor de la Asociación Mundial de Boxeo. En esta ciudad fue elegido al Salón de la Fama del Deporte Cubano.

López Silvero estaba casado desde hace 61 años con Fedora Cuervo, con quien tuvo dos hijas: Madeleine y Jacqueline. Tenía dos nietos, Karla y Luis. Sus yernos fueron Armando Zabala y Héctor Baisburd.

Con su muerte, se marcha un grande del periodismo deportivo cubano y latinoamericano. Además de una persona excepcional.

Descanse en paz, nuestro amigo: Gonzalo López Silvero.

  Comentarios